El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin afirmó que la economía de Estados Unidos enfrenta “riesgos de daños permanentes” si se extiende el cierre de negocios por el Covid-19.

Durante una audiencia virtual ante la Comisión de Banca del Senado advirtió: “Hemos tomado medidas sin precedentes al tener que cerrar partes muy importantes de la economía”.

Desempleo se dispara

Desde el inicio de la crisis del coronavirus más de 36 millones de personas han quedado desempleadas en Estados Unidos.

Steven Mnuchin prevé que para el segundo trimestre del presente año, indicadores como el desempleo seguirán siendo negativos pero estima que la situación debería mejorar cuando la actividad se reanude.

“Estamos trabajando de cerca con los gobernadores para que podamos comenzar a reabrir la economía de una forma que minimice los riesgos para los trabajadores y clientes”, dijo el secretario del Tesoro de Estados Unidos, en un testimonio escrito a la Comisión de Banca del Senado.

“Esperamos que las condiciones económicas mejoren en el tercer y el cuarto trimestre”, sostuvo el secretario.

Ante la Comisión de Banca del Senado sostuvo que “Es importante comenzar a llevar a la gente al trabajo de una forma segura”, después de que el desempleo pasó de un 3.5% en febrero a un 14.7% en abril.

A lo largo de la audiencia se abordó la implementación de un paquete de ayuda por 2 billones de dólares aprobado por el Congreso para enfrentar la crisis.

Steven Mnuchin defiende reactivación

El pasado 10 de mayo, el secretario del Tesoro de Estados Unidos había subrayado los riesgos de mantener las medidas de confinamiento. Steven Mnuchin señaló que la reapetura debe ser hecha “en una manera meditada”, refiriendo a la cautela necesaria para evitar nuevos picos de contagios, pero destacó la necesidad de reanudar la actividad.

En una entrevista para la cadena Fox News, se le cuestionó sobre un prolongamiento de las medidas de cuarentena, a lo que Mnuchin respondió: “Creo que hay un riesgo considerable de no reabrir. Causaría un daño económico permanente al pueblo estadounidense”.

Sobre el proceso de reapertura, explicó que será hecho de forma tal que la gente “pueda trabajar de forma segura y con distanciamiento social”, pero asegurando que la gente pueda ir a las tiendas, y teniendo en cuenta que parte del público tendrá dudas sobre los riesgos.