Más allá de si tiene acciones o algún tipo de participación en la empresa, el titular de las finanzas de las empresas de todos los tamaños, incluyendo los grandes corporativos —Chief Financial Officer, CFO— es un socio de confianza en la compañía: toma decisiones, analiza y orienta sobre los nuevos proyectos y corrige y propone para mantener la operación de cada día.

En medio de un ambiente de incertidumbre financiera, internacional y regional, también tiene como tarea la propuesta de soluciones.

Mientras atestiguamos el proceso de desaceleración económica global, crece a la par la incertidumbre y ello repercute, necesaria y naturalmente, en las decisiones de inversión y adquisiciones de las empresas, así como la gestión de tesorería y el pago de proveedores. En todas ellas, el CFO tiene un nivel de relación, en distintos grados de cercanía.

Así, en tiempos de incertidumbre, esta figura profesional tiene la responsabilidad de emprender todas aquellas medidas que le permitan mejorar su visibilidad (y la del negocio) para tomar las mejores acciones, precautorias y operativas.

Si bien todas las decisiones de la empresa o de los inversionistas no dependen de él, ciertamente, esta figura puede convocar al equipo de trabajo que ayude a la generación de propuestas y soluciones para sortear, con creatividad, un tiempo en el que hay que tomar decisiones y continuar operando a pesar de que la visibilidad no es clara y hay numerosas expectativas sobre situaciones exógenas (y en esto se implican las desde las decisiones alrededor de la guerra comercial global hasta las medidas de gobiernos locales).

Sabemos que los inversionistas construyen sobre la percepción de futuro. Si bien no está en manos del CFO el control de esa variable, sí puede ir construyendo, creativamente, alrededor de esa posibilidad. Elegir una ruta y desarrollarla. ¿Cuáles son las acciones que le ayudarán al CFO a generar propuestas y soluciones en esta etapa de incertidumbre?

  • Establecer prioridades.
  • Gestionar y evaluar riesgos.
  • Planear estrategias.
  • Monitorear constantemente las variables que puedan incidir en su negocio.
  • Desarrollar intervenciones en las áreas que sean necesarias.
  • Establecer escenarios de acción.
  • Proponer medidas de mejora continua.

Éstos son puntos clave para maniobrar ante la incertidumbre del ambiente y para afrontar los tiempos altamente retadores que afrontamos en estos días.

El autor es vicepresidente de Contenido Editorial