En la actualidad, la función de las Tesorerías Modernas está relacionada con el avance de las organizaciones y cambia en un ambiente globalizado, en donde una empresa adquiere un valor potencial por su enorme capacidad de generar flujos y una eficiente administración de su capital de trabajo, factores que estratégicamente representan una gran diferenciación competitiva. Ante ello, las Tesorerías deben replantear su gestión y orientarse a modernizar su desempeño en las organizaciones; por lo cual es conveniente revisar lo que hoy se tiene y perfilar las acciones dirigidas al crecimiento de la empresa.

Cabe mencionar que para mantener una actualización adecuada a los requerimientos de cambio en las empresas, un buen referente es el IMEF, porque contribuye con conocimientos e intercambio de ideas, al mejoramiento profesional y al estudio del desarrollo económico e innovación financiera para el desempeño de la Tesorería.

En este sentido, se destaca que la Tesorería deberá conocer el plan estratégico general de la organización, con participación y presencia para comprender el entorno de todos los nuevos proyectos macros de crecimiento, mercados-productos-servicios, nuevas instalaciones, expansiones, fusiones, liquidaciones, emisión de deuda, nuevas plantas, etc., y trabajando coordinadamente con otras áreas financieras.

En este proceso será muy importante realizar un auto diagnóstico para identificar fortalezas y debilidades financieras, evaluar productividad financiera, capacidad generadora de flujos de efectivo, valor de la empresa, riesgos financieros y acciones estratégicas para lograr los objetivos como reducción de costos y riesgos financieros, además de participar en generar la retribución a los accionistas, aumento del valor de las empresas, incremento de productividad, rentabilidad y reducción del costo de capital.

El plan financiero deberá estar dirigido a:

  • Función estratégica de la Tesorería, relativa a pronósticos, proyecciones de excedentes, análisis de mercados, configuración de portafolios de inversión, coberturas de riesgos y evaluación de indicativos económicos.
  • Proyecciones de los flujos de efectivo, en función a la cuantificación del Plan Presupuestal, en donde se reflejan todos los proyectos estratégicos.
  • Identificar en el Plan Presupuestal las diversas operaciones a realizar que impliquen coberturas de riesgo en tipo de cambio y tasa para definir su cuantificación anticipada y evaluar modelos diversos en donde se especifiquen las acciones a implementar para atenuar y eliminar el riesgo inherente en la Tesorería, esto se puede lograr en combinación con un comité de riesgos.

El plan de la Tesorería, en cuanto a la Operación y Control, deberá observar:

  • Una Banca Electrónica multiservicios combinada para su operación con dos o tres instituciones bancarias y perfiles altamente competitivos.
  • Evaluar líneas de servicios bancarios eficientes para nóminas, depósitos, traspasos, cartas de crédito, cobranza, descuentos, transferencias nacionales y al extranjero, servicio bancario personalizado, derivados, etc.
  • El Tesorero se deberá enfocar fundamentalmente en una administración eficiente del Capital de Trabajo, optimizar el Ciclo Económico de la organización, maximizar los rendimientos operativos y de inversión, reducción de costos financieros, proteger la operación cambiaria y de tasa, administrar los préstamos ínter compañías en su caso, generar sistemas de información confiables, capacidad de negociación bancaria, fortalecer líneas de crédito y una alta capacidad de respuesta y servicio.

En el Comité Técnico Nacional de Tesorería del IMEF se promueve el análisis y estudio de las diferentes funciones del tesorero con un intercambio profesional, buscando promover esta especialidad dentro de la función financiera. 

Jaime Gil Aguilar es expresidente y Secretario del Comité Técnico Nacional de Tesorería IMEF.