Brasil y México son los dos países que han confirmado la presencia de COVID-19, la epidemia que surgió en China y que se propaga rápidamente en el globo terráqueo.

El llamado comúnmente como coronavirus ha provocado la muerte de cerca de 3,000 personas en China, donde hay además 78,000 infectados. Fuera del país asiático, hay cerca de 36 países con casos confirmados y se han registrado unas 40 muertes debido a la epidemia.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) consideró que una gran parte de la comunidad global no está preparada aún para implementar el tipo de medidas que ha contenido el rápido avance del brote de coronavirus en China.

El pánico generado por el coronavirus provocó este viernes un nuevo desplome de las bolsas de valores a nivel global, que tocaron el mayor descenso semanal desde la crisis global financiera del 2008.

Análisis

Esty Dwek, Jefa de Estrategia Global de Mercados de Natixis IM consideró que el aumento de casos de coronavirus fuera de China, y particularmente en Europa, ha derivado en una drástica venta masiva en los mercados a escala global en días recientes.

“Los activos de refugio se elevaron con la caída en los rendimientos de los bonos del Tesoro a mínimos récord (rendimiento a 10 años en 1.35% actualmente) y la escalada del oro”, dijo.

Esty Dwek dijo que se han incrementado los temores de que la esperada y rápida recuperación luego de las medidas de contención en China sea ahora más difícil de lograr si se dan medidas de contención más estrictas en diferentes países en diferentes momentos, lo cual llevará a una recuperación más tardada.

Los viajes y el entretenimiento siguen siendo los sectores más expuestos y en riesgo, pero las continuas interrupciones a las cadenas de suministro también están afectando a los sectores automotriz y de tecnología”.

Reincidencia

Un funcionario de la Comisión Nacional de Salud de China refirió que un creciente número de pacientes de coronavirus dados de alta en China y en otras partes del mundo están reinfectándose después de haberse recuperado de la enfermedad, una situación que podría dificultar la erradicación de la epidemia.

Expertos dicen que hay muchas formas en que los pacientes dados de alta pueden contagiarse con el mismo virus. Las personas convalecientes podrían no tener suficientes anticuerpos para desarrollar la inmunidad y se están infectando de nuevo.

El virus también podría ser "biofásico", lo que significa que permanece dormido en el organismo antes de crear nuevos síntomas.

Pero algunos de los primeros casos de "reinfección" en China han sido atribuidos a discrepancias en los exámenes de laboratorio.

(Con información de agencias)