Cancún, QR. Durante su visita a Tulum, Quintana Roo, el presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, confirmó que en el 2020 cumplirá su promesa de instaurar la zona libre en Chetumal.

La medida incluye principalmente la disminución de las tasas del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a 8% y del Impuesto sobre la Renta (ISR) a 20 por ciento.

“Voy a cumplir el compromiso con Chetumal; estoy esperando que termine este año porque ya estamos haciendo lo mismo en la frontera norte, en 3,180 kilómetros que tenemos de frontera con Estados Unidos, ahí bajamos el ISR a 20% y el IVA de 16 a 8%; además bajamos el precio de las gasolinas, del diesel, el gas y la luz. Eso ya está funcionando”, explicó.

“Decían nuestros adversarios que iba a ser un fracaso y que se nos iba a caer la recaudación; no ha pasado nada, al contrario, se está recaudando más porque de esa manera se alienta la inversión, se apoya al comercio y hay más crecimiento económico”, aseguró el Ejecutivo federal.

Luego de que la creación de la zona libre en Chetumal no se incluyera dentro del Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024, prevaleció la incertidumbre entre el sector empresarial.

No obstante, Arturo Abreu Marín, delegado estatal de Programas Estratégicos de Desarrollo del gobierno federal en Quintana Roo, aseguró recientemente que no es necesaria la inclusión de la zona libre de Chetumal en el PND para que se lleve a cabo esta iniciativa; sin embargo, depende de los resultados que se obtengan en la región norte para definir si es viable replicarlo en la frontera con Belice.

En el PND sólo se consideran tres proyectos regionales: Tren Maya, Istmo de Tehuantepec y Programa Zona Libre en la Frontera Norte.

Este último empezó su aplicación desde el pasado 1 de enero en los 43 municipios fronterizos con Estados Unidos y pertenecientes a Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, en los cuales se ofrecen beneficios al desarrollo como la reducción del pago del IVA y del ISR, el incremento del salario mínimo regional al doble y la homologación del precio de los combustibles con los de la Unión Americana.

Más problemas

Asimismo, en la visita de López Obrador a Tulum, el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, pidió apoyo federal para la recuperación de las playas turísticas del estado, para el suministro de gas y el combate al sargazo, debido a que en las playas públicas se están recogiendo a diario más de 1,000 toneladas de esta alga.

El mandatario estatal expuso que Quintana Roo viene de un largo periodo de corrupción que arrasó con gran parte de la vida institucional, financiera y ciudadana del estado.

“Pero no quiero olvidarme de otros temas pendientes, como la recuperación de playas, la necesidad de gas natural para impulsar la industria. Somos el estado más atrasado en materia de energía de todo el país, tenemos enormes problemas con el suministro de energía eléctrica, que además tiene tarifas muy altas para toda la gente, incluyendo llevar energía a tres islas que lo hace aún más exigente”, expuso.

Carlos Joaquín añadió que otro gran problema lo constituye el sargazo, que “provoca malestar, quita la belleza a nuestras playas, provoca pérdidas económicas, desempleo, falta de desarrollo y es causa de violencia”.

“Estamos recogiendo casi 1,000 toneladas de sargazo en las playas públicas cada día, por eso agradezco su apoyo a estos problemas en el estado”, dijo enfático.

En este sentido, López Obrador aseveró que el problema no es “gravísimo” como ha sido considerado, por lo que refirió que con las instrucciones dadas a la Secretaría de Marina para la construcción de barcos con capacidad para la captura de sargazo se solucionará este pendiente.

“No he hablado mucho de eso porque no considero que sea, como algunos sostienen, gravísimo”, puntualizó el presidente.

IIF señala poca claridad en política económica de López Obrador

Para generar la confianza necesaria para atraer inversión externa, aún falta bajar a tierra los proyectos emblemáticos del gobierno federal y tener detalles concretos para la implementación de políticas en varios frentes, como el energético, advirtió el jefe de la Unidad de Investigación Latinoamericana del Departamento Económico del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por su sigla en inglés), Martín Castellano.

“Esperaba a esta altura conocer cuestiones y detalles más específicos que me permitieran diferenciar las promesas de campaña de la dirección del gobierno (...) Aún veo poca claridad”, admitió al concluir su segunda visita a México con Andrés Manuel López Obrador al frente de la administración.

Aseguró que para reducir la incertidumbre se requiere más que ideas abstractas. “Seguimos a la expectativa de ver cómo se definirán los proyectos importantes que representarán grandes cantidades de inversiones, como el Tren Maya, o el de refinerías”.

“Sin conocer costos o planes de financiamiento, es difícil que el sector privado optimice y tome sus decisiones de inversión”, sentenció.

El estratega del IIF, que es la mayor asociación de instituciones financieras globales como fondos de inversión, corredurías, calificadoras y aseguradores, viene a México un par de veces al año para entrevistarse con funcionarios del sector público y miembros del instituto. Recaba información y regresa a sus oficinas centrales, en Washington DC, para hacer uno o varios análisis concretos con el panorama identificado.

Éste, que será el segundo bajo la administración lopezobradorista, “quedó corto respecto al que esperaba encontrar”.

“El contexto internacional es de incertidumbre financiera y comercial, y México, que suele ser distinguido entre los emergentes por la solidez institucional que ha ido construyendo en el tiempo, ofrece ahora poca claridad en la dirección de su política económica. Eso, es lo que también alimenta la incertidumbre”, dijo.

Pemex

Martín Castellano refirió que los inversionistas extranjeros están preocupados por Petróleos Mexicanos (Pemex) y la falta de claridad de su plan de negocios. “Quieren saber dónde se va a invertir ese dinero y la sostenibilidad de la empresa”.

Admitió que las transferencias de liquidez desde el gobierno son señales de apoyo hacia la deuda, pero tampoco hay mucha definición sobre el nuevo rumbo de la petrolera, ni sobre los planes de inversión que tendrían que plantearse para cumplir con el objetivo del gobierno.

“Y si se mira en el plano fiscal, pues se vuelve un factor de riesgo para las finanzas públicas, tal como lo han señalado las calificadoras”, expuso.

Disciplina fiscal, clave

Para el jefe de la Unidad de Investigación Latinoamericana en el IIF, la disciplina fiscal es un factor clave para el gobierno de México.

“El inversionista valora mucho el compromiso que tienen con la prudencia fiscal. Es cierto que al sobreestimar el crecimiento económico el objetivo de superávit fiscal se verá afectado, pero, si se justifica alguna modificación en la estrategia de política económica que persigue algún otro objetivo podría matizarse”, manifestó.

Finalizó advirtiendo que la autonomía del Banco de México, las decisiones de política monetaria, la estabilidad de la inflación, son pilares de la solidez que México ha construido en el tiempo y que siguen distinguiendo al mercado del resto de los emergentes.

El IIF es la mayor asociación internacional de instituciones financieras de operación mundial. Entre sus miembros se encuentran Dubai International Finance Center, People’s Bank of China, Wells Fargo, Santander, Standard & Poor’s, Principal, Moody’s, MetLife, Banorte, BBVA, entre otros. (Con información de Yolanda Morales)