Luego de reconocer que en la pelea por la gubernatura de Yucatán no hay enemigo pequeño, el candidato del PRI-PVEM-Panal, Mauricio Sahuí, aseveró que el estado no está para improvisar su futuro y tampoco para experimentar con quienes no tienen la capacidad, ni la experiencia.

El también exsecretario de Desarrollo Social del gobierno de Yucatán puntualizó que no caerá en triunfalismos, a pesar de que algunas encuestas le otorgan la primera posición en la preferencia del voto rumbo al 1 de julio.

En entrevista, apuntó que los yucatecos están conscientes de los resultados de las administraciones del tricolor, pues la sociedad es sumamente participativa y está pendiente de sus gobiernos, y  es justo eso lo que le da al PRI la condición de poder ser el estado en que pueda ganar la gubernatura. “Los ciudadanos están observando, no quieren perder los yucatecos su tranquilidad producto de cambios irresponsables, no quieren perder las oportunidades que tienen en puerta”.

El objetivo es convertirnos en un referente mundial

El abanderado planteó que hoy Yucatán va por un buen camino pues no sólo es el estado más seguro del país, sino también está creciendo al doble que la economía nacional, sin embargo, dijo, el reto es convertir a esa entidad en referente nacional y mundial de desarrollo.

Para ello, expuso, buscará impulsar el desarrollo económico en todas las regiones del estado, generar más y mejores empleos, así como mantener la seguridad pública de Yucatán.

El futuro de Yucatán es optimista, el futuro de Yucatán es un futuro de grandezas, Yucatán va a ser un referente a nivel nacional y mundial del desarrollo, ahí lo vamos a construir juntos, en una visión de largo plazo, con fortalecimiento institucional y sobre todo con capacidad identitaria de poder hacer que ese proyecto único y esa unidad de propósito nos den la certeza del futuro que queremos alcanzar.