Alfonso Durazo, propuesto por Andrés Manuel López Obrador como próximo secretario de Seguridad Pública federal, aseguró que en el nuevo gobierno se actualizarán los mecanismos de control de confianza a elementos policiacos, y dijo que ya no habrá “crimen uniformado”.

Entrevistado a su salida de la oficina de Obrador en la colonia Roma, Durazo aseveró que la prueba del polígrafo ya no será el principal instrumento para evaluar la confiabilidad de los elementos de la Policía Federal para evitar su involucramiento con el crimen organizado.

“Es probable que el polígrafo a estas alturas de la tecnología esté ya superado”, comentó.

“Vamos a actualizar los mecanismos de certificación sobre la base de los avances tecnológicos. No habrá crimen uniformado, eso se los podemos asegurar”.

También refirió que López Obrador le dio instrucciones para que se mejoren las condiciones en las que los elementos policiacos son enviados a los operativos.

Más cambios en materia de seguridad

Alfonso Durazo comentó que la creación de la Secretaría de Seguridad Pública federal se propondrá al Congreso mediante una reforma legal. Destacó que las atribuciones de la Secretaría de Gobernación (Segob) en materia de seguridad se trasladarán a la nueva dependencia, por lo que desaparecerá la Comisión Nacional de Seguridad, que actualmente encabeza Renato Sales Heredia. Destacó que se mantendría el Consejo Nacional de Seguridad, que es presidido por el presidente de la República.

Por otra parte, respaldó a López Obrador en que el próximo fiscal general sea nombrado mediante una terna propuesta por el presidente y no por consulta pública, como lo propone el Colec.