“No se ha podido resolver ese problema grave” de la inseguridad y la violencia, admitió el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Durante una visita a Buenavista Tomatlán, Michoacán, el primer mandatario dijo que “la violencia y la inseguridad no son un tema sólo de policías, de cárceles y de áreas judiciales, sino que son un tema eminentemente social”.

Reiteró que la solución al problema es impulsar empleos y actividades productivas, como el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, “que ha sido muy cuestionado; dicen que es populismo, no me importa. Si apoyar a los pobres, apoyar a los jóvenes es ser populista que me apunten en la lista”, manifestó.

Destacó que, adicionalmente, su gobierno implementará una campaña nacional en radio, televisión, “con todas las iglesias, con las iglesias evangélicas, con la Iglesia católica, y también librepensadores, todos, a orientar para portarnos bien”.

Agregó también que si no se enfrenta el problema del consumo de drogas, nunca se resolverá el problema de la inseguridad y de la violencia.

Cuestiona Arquidiócesis Cartilla moral

Por su parte, la Arquidiócesis de México advirtió que la Cartilla Moral que promueve el gobierno  no solucionará los problemas éticos del país.

“Imaginar que con un texto típico se solucionen nuestros problemas éticos, sería como mostrarle una receta al enfermo esperando —sólo con eso— su pronta curación”, sentenció en su editorial en Desde la Fe.

Reconoció que la preocupación gubernamental por fortalecer los valores y la ética sin duda es positiva, pero la tarea primordial de todo gobernante es el establecimiento de un Estado de Derecho.