Los hechos violentos registrados esta semana en Tamaulipas modificarán la manera en que se llevan a cabo las campañas electorales y la forma en que actúan los candidatos, previeron expertos.

Desde la perspectiva del analista electoral, Jorge Buendía: Estamos en una nueva etapa de la lucha contra el narco, y donde básicamente (...) los actores políticos y gobernantes son objeto de los ataques de los narcos. Es un claro desmentido de que no solamente se están matando entre sí .

El politólogo de la UNAM, Manuel Quijano, explica que en el futuro se deben reforzar los códigos federal y estatales para seguir protegiendo que las campañas electorales sean auditables y los recursos que entren sean públicos, porque es la mejor garantía que se tiene para que no se lave dinero. Agrega que los candidatos deben tener protección del Estado.

Enfatiza que el Estado tiene la obligación de proteger tanto al candidato municipal de la entidad más pequeña del país, como un aspirante a Gobernador.

En la Secretaría de Gobernación, se debió prever, desde el año pasado, que ante el clima de inseguridad era factible la amenaza y el asesinato de algún candidato, por lo que se necesitaba proteger a los aspirantes a un puesto de elección popular desde el inicio de las campañas, consideró el politólogo Carlos Casillas.

El catedrático de la Universidad Iberoamericana dijo: No hay en este momento garantías de que los comicios se vayan a llevar en paz. Se debe analizar la conveniencia de un fuerte operativo de seguridad para garantizar el sufragio .

[email protected]