El presidente Andrés Manuel López Obrador argumentó la mañana de este miércoles que prefiere que le digan que su gobierno tiene falta de pantalones y que se humilla ante la delincuencia, a ser responsable de masacres, esto a raíz de los sucesos en Culiacán, Sinaloa de la semana pasada.

Luego de que las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública revelaron que el 2019 se perfila a ser el año más violento en la historia de México, debido al número de homicidios, López Obrador dijo que esto se debe, “porque venía una tendencia (al alza) por la política equivocada” en materia de seguridad desde el 2006. Aseguró que de todos los muertos desde el sexenio de Felipe Calderón a la fecha, casi el 50% son producto de los enfrentamientos entre la delincuencia organizada con las fuerzas armadas.

En ese sentido el primer mandatario argumentó esa tendencia al alza, sobre todo en homicidios, no se puede bajar de la noche a la mañana.

El presidente reveló que la Secretaria de Hacienda y Crédito Público le presentó un plan de reajustes y aumento de impuestos para el 2020 que él rechazó. Dijo saber que el Congreso discute un nuevo gravamen en la Ley Federal de Derechos para aumentar el impuesto al uso de agua, lo que perjudicaría principalmente al campo. El mandatario indicó que no está de acuerdo con ese gravamen porque prometió que no habrá aumento de impuestos para el próximo año. Sin embargo, dijo que respeta la autonomía del Congreso en este tema.

Luego de que ayer la Policía Militar roció con gas lacrimógeno a alcaldes del PAN y PRD que intentaron ingresar a Palacio Nacional, dijo lamentar el hecho y que los alcaldes hayan intentado ingresar por la fuerza. Destacó que no fue él quien dio la orden de lanzar gas lacrimógeno, sino la “gente de la puerta” de Palacio Nacional.

Aseguró que fue un “acto de provocación”, y les mandó a decir a los alcaldes que si por derroches necesitan dinero, les puede dar la fórmula que él usa, que es combatir la corrupción, no viajar al extranjero y, en general, hacer ahorros. El mandatario argumentó que Palacio Nacional no es la ventana para pedir ampliación de recursos, sino en la Cámara de Diputados donde se discute la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos para el próximo año. López Obrador mencionó que no entrará en componendas o acuerdos en lo “oscurito” para dar dinero a uno u otro gobierno.

El mandatario consideró que las protestas deben ser pacíficas y se deben hacer por varios días en campamentos, por lo que consideró que los alcaldes podrían levantarse más temprano para llegar por lo menos una semana a las 6:00 de la mañana a Palacio Nacional.

El presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que si acudió alguna vez a la casa de Rosario Robles en Los Reyes, Coyoacán. Describió que es una cerrada donde vive, y destacó que cuando acudió, él vivía muy cerca en Copilco. Sin embargo, el mandatario no precisó la fecha ni el motivo al que acudió.

Ayer, Rosario Robles -mediante una carta- expusó que ese es su domicilio real desde hace muchos años, y desconoció una credencial para conducir con domicilio en Polanco, que la Fiscalía General de la República utilizó como elemento para solicitar al juez Felipe de Jesús Delgadillo la prisión preventiva en su contra. Incluso, Rosario Robles manifestó que en dicho domicilio de Coyoacán un día fue visitada por el hoy presidente López Obrador.

Reveló que existen varías órdenes de aprehensión con fines de extradición a Estados Unidos, pero dijo que en esos casos, su gobierno será autónomo, y no recibirá órdenes de gobiernos extranjeros. Indicó que eso aplica en el caso de Ovidio Guzmán, contra quien confirmó que está vigente la orden de aprehensión.