Las dos personas de 59 y 60 años de edad, detenidas por la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, relacionadas con el asesinato del bombero Javier García Salinas, ocurrido en la delegación Cuauhtémoc el pasado 8 de junio, quedaron vinculadas a proceso.

La Procuraduría capitalina informó que tras cumplimentarse las respectivas órdenes de aprehensión, durante la audiencia un juez calificó como legales las detenciones y les dictó como medida cautelar la prisión preventiva justificada y fijó un plazo de dos meses para el cierre de la investigación complementaria.

El agente del Ministerio Público manifestó que después de los trabajos de inteligencia de agentes de la Policía de Investigación, se acreditó que la persona de 59 años fungió como autor material del homicidio de García Salinas, mientras que la de 60 años de edad, como su cómplice, realizó labores de vigilancia mientras el autor material asesinaba al bombero.

Según los trabajos realizados e integrados en la carpeta de investigación por el delito de homicidio doloso, ambos imputados cuentan con antecedentes penales: el agresor directo de 59 años por robo a transeúnte con violencia en el 2016, mientras que su cómplice por portación de arma prohibida en 1991, por lesiones calificadas en 1999 y por robo simple en 1996 y el 2014.

Hasta el momento, la Procuraduría capitalina no ha informado el motivo por el cual el bombero disidente fue asesinado, quien denunciaba actos de corrupción del exlíder sindical de los bomberos.