El presidente Felipe Calderón Hinojosa partió a Toronto, Canadá, para participar en la IV Cumbre de líderes del Grupo de los Veinte (G-20), en la que refrendará el lugar estratégico de México como actor clave en los mecanismos de concertación multilateral.

El mandatario viaja a bordo del Avión Presidencial TP-01 Presidente Juárez cerca de las 10:00 horas, con una comitiva integrada por los secretarios de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa Cantellano; de Hacienda y Crédito Público, Ernesto Cordero Arroyo, de Economía, Gerardo Ruiz Mateos.

En Toronto, el titular del Ejecutivo sostendrá reuniones bilaterales con el secretario general de la ONU, Banki-Moon; con el primer ministro de Etiopia, Meles Zenawi, y con el primer ministro de Malawi, Modibo Sidibé, y asistirá a la ceremonia oficial de bienvenida y recepción de líderes y sus cónyuges, que estará a cargo del primer ministro de Canadá, Stephen Harper, mientras que por la noche tendrá una cena de trabajo con los mismos.

Al frente de la delegación mexicana, el presidente Calderón trabajará coordinadamente con los países integrantes del G-20 en favor del fortalecimiento de la estabilidad económica internacional y su crecimiento sostenido y balanceado.

También, buscará avanzar en la agenda de reformas a las instituciones financieras internacionales, en beneficio de los países en desarrollo.

Adicionalmente, promoverá la eliminación del proteccionismo como clave para la recuperación y la actividad exportadora de México, y se pronunciará por fortalecer la regulación y la supervisión financiera internacional para evitar otra crisis financiera.

El G-20 fue fundado en 1999, tras la crisis asiática de 1997, y convocaba cada año a ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales de Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, México, República de Corea, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Turquía, el Reino Unido, Estados Unidos y la Unión Europea.

No obstante, en 2008, los jefes de Estado y de Gobierno se reunieron por primera vez en Washington, para elaborar una respuesta coordinada a la crisis económica mundial.

La Cumbre de Washington fue seguida por las cumbres de Londres (abril de 2009) y en Pittsburgh (septiembre 2009), donde los líderes designaron al G-20 como el principal foro para la cooperación económica internacional.

A lo largo de las tres cumbres, los líderes han elaborado una respuesta mundial coordinada a la crisis, pusieron en práctica medidas de estímulo para restaurar la confianza y acordaron acciones para fortalecer la regulación financiera.

Además, se han comprometido con la reforma de las instituciones financieras internacionales y acordaron promover el comercio y evitar el proteccionismo.

La página oficial señala que el G-20 Cumbre de Toronto será una oportunidad importante para seguir adelante con los compromisos asumidos en cumbres anteriores y proseguir los trabajos de construcción de una más sana, más fuerte y más sostenible economía mundial.