Ante noticia de la renuncia del Papa Benedicto XVI como líder de la Iglesia Católica el próximo 28 de febrero, se abre el debate sobre el peso de los latinoamericanos en la jerarquía religiosa, así como el papel de esta institución frente al respeto de los derechos humanos.

En entrevista, el experto en religiones y académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Elio Masferrer, destacó que contrario a las afirmaciones respecto de que la renuncia del sumo Pontífice fue intempestiva, la decisión estuvo planeada y organizada, tal que el religioso dejó una línea estipulada en el Vaticano que deja pocas probabilidades para que un sacerdote latinoamericano sea su sucesor. 

En contraste, el cardenal Norberto Rivera Carrera dijo que la noticia le tomó con una enorme sorpresa , declaró esta mañana el vocero de la Arquidiócesis de México, el padre Hugo Valdemar.

Nos entristece porque es un Papa muy querido y admirado por nosotros por su labor académica e intelectual , dijo el padre Valdemar Romero.

Por su parte, Católicas por el Derecho a Decidir, organización encabezada por María Consuelo Mejía, hizo un llamado al Vaticano para que se elija a un Papa que promueva una Iglesia comprometida con la justicia social y los derechos humanos, una Iglesia incluyente y respetuosa de las diferencias y de las libertades individuales, una Iglesia que reconozca a mujeres y hombres como iguales .

Este organismo civil pidió que se retome el llamado del Concilio Vaticano II, el cual propuso, entre otros temas, romper con la estructura piramidal y excluyente que tiene esta Iglesia. Es urgente que el Vaticano deje la simulación de ser un Estado y una religión y se aboque a su labor pastoral y a la defensa de los derechos humanos de las personas por el bien de nuestra Iglesia .

[email protected]