El uso del Ejército en tareas distintas a sus obligaciones legales y constitucionales afecta a la milicia ya sea porque se diezma su estado de fuerza o porque no tienen la capacitación necesaria para realizar las nuevas encomiendas, indicaron expertos.

En tiempos de paz, la tarea de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) es organizar a sus elementos, administrar y preparar al Ejército y la Fuerza Aérea con objeto de defender la integridad, la independencia y la soberanía de la nación. Asimismo, instrumentar el Plan DN-III en caso de desastres.

El ministro en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Ramón Cossío Díaz, consideró que asignar al Ejército acciones distintas a las contempladas en el artículo 129 de la Constitución desnaturaliza a la institución.

“Creo que el presidente (Andrés Manuel) López Obrador ha utilizado de muy diversas maneras a los miembros de las Fuerzas Armadas. Yo francamente creo que esto sí es ir desnatularizando completamente a las Fuerzas Armadas. La Constitución tiene un mandato muy claro que dice que en tiempos de paz las Fuerzas Armadas no pueden realizar más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar, y entonces creo que lo que está haciendo el gobierno es utilizar al Ejército y a la Armada en una serie de funciones que me parece se van a lastimar las Fuerzas Armadas, y pueden lastimar a la población por razones mismas del mandato que están ejerciendo”, alertó.

Por su parte, Javier Oliva, experto en temas militares de la UNAM, recordó que como candidato López Obrador criticó varias veces el actuar de los elementos del Ejército, aunque al asumir el mandato modificó su visión.

“Lo que estamos viendo es que el presidente no las conocía (a las Fuerzas Armadas). Entonces, a fuerza de estarlos viendo diario, estar visitando instalaciones militares, ver las capacidades que tienen para atender la problemática, que en sentido estricto corresponde sólo a los civiles, como es la seguridad pública, el presidente está cambiando su percepción de las Fuerzas Armadas. Yo creo que, lo que hay es una metamorfosis, una mudanza de lo que pensaba antes y lo que piensa ahora”.

Consideró que las nuevas tareas que el Ejecutivo asignó al Ejército no son un caso nuevo. “Le está pasando a prácticamente todas las Fuerzas Armadas de las democracias del mundo. En Canadá, Estados Unidos. Mi pronóstico es que no hay vuelta para atrás. La diversificación de las tareas de las Fuerzas Armadas en el siglo XXI ya serán permanentes”.

Sin embargo, Oliva Posada destacó que dichas tareas deben ir acompañadas de más presupuesto para la Secretaría de la Defensa Nacional, a fin de que pueda cumplir con las nuevas tareas y mantenga su estado de fuerza, ya que la Sedena se vio afectada debido a que transfirió más de 30,000 elementos de la Policía Militar a la Guardia Nacional.

“En estudios comparativos a nivel internacional, las Fuerzas Armadas de México son pequeñas, tanto para los 3 millones de kilómetros cuadrados que tenemos de superficie; más los 2 millones de kilómetros cuadrados que tenemos de tierra seca; más nuestra ubicación geopolítica crítica en lo que se refiere al tránsito aéreo; más infraestructura crítica y el resguardo de la soberanía, es una sobre exigencia que estresa a la institución”, comentó el experto.

[email protected]