El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que los lineamientos de política económica que se incluirán en el proyecto de la Ley de Ingresos para el 2019, se ajustarán a las directrices del Banco de México.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, Obrador fue cuestionado acerca de los criterios de política económica que incluirá en el proyecto de la LIF 2019, como el tipo de cambio peso-dólar y el precio del barril de petróleo. Asimismo, se le preguntó acerca de que si el paquete económico para el próximo año incluirá un superávit primario como se planteó desde el anterior gobierno federal.

“En el caso de la Ley de Ingresos, no se van a contemplar aumentos de impuestos, ni impuestos nuevos. Es prácticamente lo mismo, con las proyecciones de ingresos que se puedan contemplar.

“Nos vamos a apoyar mucho en las directrices del Banco de México; es decir, lo que el Banco de México estime en inflación, lo que el Banco de México considere como marco de referencia en lo macroeconómico”, comentó López Obrador.

López Obrador recordó que tiene como plazo el 15 de diciembre para al Congreso presentar su propuesta de Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019.

Destacó que en el caso del PEF, garantizará los compromisos del gobierno, como pago de duda, pensiones, servicios personales y participaciones a los gobiernos de los estados.

“En lo específico, en lo que tiene que ver con el presupuesto, se garantiza que se va a pagar el servicio de deuda completo, alrededor de 800,000 millones de pesos. Se garantiza por completo todo lo relacionado con pensiones y jubilaciones, que son otros 800,000 millones de pesos comprometidos”, comentó.

Comentó que el PEF contemplará un gasto de inversión por 600,000 millones de pesos, además de que se reducirá el gasto corriente respecto a este año.

Reiteró que habrá un incremento en términos cuantitativos del 10% y del 7% en términos reales a las participaciones de los estados y municipios.

Adelantos de participaciones a gobiernos en problemas

Cuestionado acerca de la situación de impago que han caído gobiernos estatales como el de Tabasco, debido a la falta de liquidez, el Presidente mencionó que el gobierno de México podría adelantar participaciones a los estados, siempre que sean dentro del marco de la ley.

“El compromiso es adelantarles participaciones federales para que puedan resolver sus problemas en el caso de que lo soliciten.

“Nosotros vamos a apoyar a los gobiernos estatales, a los gobiernos municipales, pero siempre de conformidad con el presupuesto autorizado. No va a haber manejo discrecional del presupuesto. No se van a entregar partidas adicionales. Ya no van a haber moches en el presupuesto. No va a haber influyentismo. No se van a llegar a acuerdos políticos para entregar presupuesto”, aseveró.

[email protected]