En la recta final de la campaña por la Presidencia de la República, el Frente por México se concentrará en acentuar los contrastes que existen entre Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya, pero sobre todo en captar el voto útil y el de los indecisos, planteó Ángel Ávila Romero.

El secretario general del PRD explicó que aunque algunas encuestas dan hasta 26 puntos de ventaja al abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia, en el Frente tienen claro que existen amplias posibilidades de ganar la Presidencia e implementar el primer gobierno de coalición en México porque dijo, es evidente que es más grande el voto anti López Obrador que el que votará por el también exjefe de Gobierno de la capital del país.

El mensaje es que no caigamos en el espejismo de las encuestas, está muy claro que la competencia es entre dos y todo se va a resolver el día de la jornada electoral”.

¿Cómo será la última etapa de la campaña de Ricardo Anaya?

Será en dos puntos. Uno: visitando todas las entidades del país. Viene la etapa final de cierre de visitas, pero el otro punto importante es que es el mes donde el fenómeno del voto útil va a empezar a favorecer a Ricardo Anaya, hoy se empiezan a construir bloques sobre el grave riesgo que puede significar para el país y la economía que un gobierno como el de López Obrador encabece la Presidencia de la República, y creo que eso lo vamos a capitalizar los partidos del Frente porque somos la única opción responsable para el futuro de México.

Cada día más vamos a empezar a ver cómo se decantan apoyos a la campaña de Ricardo Anaya.

¿Cómo lograr el voto útil cuando hay varias encuestas que dan una diferencia de más de 26 puntos al candidato de Morena?

Hay encuestas que marcan diferencias amplias que le dan a López Obrador 2 por 1, pero también hay encuestas que nos sacan sólo cinco puntos de ventaja. Lo más importante es no bajar la guardia, no caer en el juego de las encuestas, sobre todo si vemos que hace seis años ponían a López Obrador en 45 puntos, y a Peña Nieto 10 puntos abajo, y al final sabemos cómo terminó la historia, o encuestas donde le daban el triunfo a Hillary Clinton pero terminó ganando Donald Trump.

El mensaje es que no caigamos en el espejismo de las encuestas, está muy claro que la competencia es de dos y todo se va a resolver el día de la jornada electoral. Además el voto anti López Obrador es muchísimo más que el de a favor de López Obrador.

Ésta es una muy buena oportunidad de que el Frente gane la elección porque vamos a empezar a capitalizar este fenómeno del voto útil que se dio en 2006. Hay que redoblar los esfuerzos y empezar a articular este fenómeno de voto útil para la campaña de Anaya.

¿Habrá algún ajuste en las últimas semanas de campaña?

Ya lo estamos haciendo, los voceros del Frente, particularmente los del PRD estamos siendo más activos, una buena parte del triunfo de Ricardo va a estar en el voto del PRD, vamos a reforzar esta parte y por supuesto no descuidar la vinculación con la sociedad civil, además de apostar a hacer contrastes.

¿Cómo acentuar los contrastes entre la propuesta de López Obrador y de Ricardo Anaya?

Nuestra campaña de contrastes es en el sentido de que López Obrador se ha convertido en el nuevo presidente de la mafia del poder, y busca el reciclaje del PRI, por eso vemos tantos personajes del PRI corrupto ahora cobijados bajo el manto de López Obrador. Está muy claro, López Obrador ya pactó con el PRI y se puede observar cómo la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, defiende a personajes corruptos del PRI como Alejandro Gutiérrez, detenido en Chihuahua, o como el exprocurador Raúl Cervantes.

López Obrador le ofrece impunidad y amnistía no sólo a Peña Nieto, sino a todo su gobierno, es decir, el tema de la estafa maestra, de Rosario Robles, el tema de la casa blanca, el de otros fraudes. López Obrador ha sido muy claro: yo no voy a enjuiciar, no voy a voltear hacia atrás, cuando la demanda de este país es acabar con la impunidad y combatir la corrupción.

Ricardo es todo lo contrario, ha dicho: quien la hace la paga, eso implica al presidente de la República, y a cualquier secretario de Estado. Ésa es la gran diferencia, que nosotros ahora tenemos que presentarles a los ciudadanos para que se den cuenta realmente quién representa un cambio.

¿Cómo convencer a quienes hoy no han definido por quién votar?

Con contrastes, diciéndoles: el PRI ya se cayó, el PRI representa la corrupción e impunidad y ahora tienes dos propuestas: el nuevo PRI que representa Morena, es el viejo PRI pero ahora con la cachucha de Morena, que quiere seguir gobernando a este país con Elba Esther Gordillo, con Napoleón Gómez Urrutia, con Manuel Bartlett, y la opción del Frente que es una opción distinta, nueva, histórica, con nuevos cuadros políticos, además que Ricardo entiende lo que necesita el México del futuro.

Entonces en esta campaña de contrastes, mientras que Obrador recicla todo lo viejo y quiere hacer un pacto de impunidad, este gobierno de coalición implica el futuro, reconstruir la paz, implica nuevos rostros y nuevas ideas.

Es un llamado a la reflexión, a no dejarse llevar por esta percepción. Hacemos un llamado a los seguidores de Morena a que acepten los resultados electorales cuando favorezcan el triunfo de Anaya.

El voto de los indecisos y el voto que iba dirigido a quienes ya no van a ganar, es decir el voto útil, aquellos militantes que estaban con Margarita pero evidentemente se sienten identificados con la raíz del partido Acción Nacional o militantes del PRI que ven que José Antonio Meade simplemente va a sacar 13 puntos y quienes no comparten esta visión de López Obrador de llevar al país al caos. Va a haber una capitalización del voto independiente, del voto indeciso. No me queda la menor duda que el voto de Margarita Zavala se decantará por Ricardo Anaya.

La estrategia va a esos dos puntos: ir por el voto de la gente que ya había decidido su voto pero ya faltando pocos días ve imposible que su opción gane y la gente que aún no ha decidido.

¿Juega en contra que el exvocero de Margarita Zavala, Jorge Camacho, dijera que votará por Meade y no por Anaya?

Es un mal cálculo, la gente es madura sobre este tema, creo que no es fácil que alguien diga: vamos a votar por Meade cuando está en tercer lugar, evidentemente la gente no es borrega, tiene información, y por más que lo diga Jorge Camacho, la gente va a preguntar: quién es Jorge Camacho.

¿Y si Margarita dijera a sus simpatizantes que voten por Meade?

Es complicado que salga, ya lo hubiera hecho, ya no tiene el mismo efecto, además que ella dejó en libertad a sus militantes de votar por quien ellos quieran, sería un contrasentido que saliera a decir que voten por Meade.

¿Hay riesgo de que se judicialice el proceso electoral?

Para eso están los tribunales, no me espanto. Si alguien no está a gusto con el resultado de la elección puede impugnarlo, eso no nos debería espantar, así se han impugnado los últimos resultados electorales en el país. Obrador quiere difundir esa percepción de que tiene que ganar, de que la elección no importa porque ya ganó, quiere que asumamos que ya ganó y que tenemos que tratarlo como presidente cuando la decisión final la tendrán los ciudadanos, y si los ciudadanos no deciden que él ganó, López Obrador tiene que aceptar los resultados de las urnas.

¿Cómo deben entender los ciudadanos los señalamientos en contra de Ricardo Anaya, particularmente los referentes al presunto lavado de dinero?

Hubo una campaña terrible del gobierno contra Anaya por el asunto del presunto lavado de dinero. La propia PGR debió decir que no había ninguna investigación, luego sacaron el rumor de que lo estaban investigando en España, pero después se desmintió. Hoy no hay ninguna investigación contra Anaya, pero quiere generarse esta incertidumbre y forma parte de una estrategia y una campaña electoral contra Anaya.

Ángel Ávila

Estudió Ciencias Políticas Sociales en la UNAM.

Se ha desempeñado como:

Secretario general del PRD.

Presidente del Consejo Político Nacional del PRD.

lidia.arista@eleconomista.mx