El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que fue un hecho aislado que elementos de la Guardia Nacional frenaran —con uso de la fuerza— el paso de los migrantes centroamericanos, ya que fueron agredidos con piedras.

El Presidente afirmó, durante su conferencia de prensa en Palacio Nacional, que los elementos federales no cayeron en la trampa de confrontarse, lo que buscaban dirigentes de los migrantes.

López Obrador manifestó que los integrantes de la Guardia Nacional “aguantaron mucho”, porque hubo agresiones de parte de los migrantes.

Aseguró que algunos migrantes que venían en la caravana fueron engañados porque les garantizaron que llegarían a la frontera con Estados Unidos sin problemas.

Mencionó que cuando se dieron cuenta que había otras opciones, algunos migrantes optaron por regresar a sus lugares de origen; otros aceptaron quedarse a trabajar en México y a otros se les consigue empleo en Honduras. “No queremos que lleguen al norte y que puedan ser enganchados o víctimas de la delincuencia”, expresó.