Estudiantes de Medicina de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla y la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla iniciaron un paro indefinido.

Lo anterior, para exigir justicia por los asesinatos de sus compañeros Ximena, José Antonio y Francisco Javier, y por el homicidio del conductor de la aplicación de Uber, Josué Emanuel.

Vestidos de negro y con su bata blanca, los alumnos de Medicina convocaron al resto de las facultades para que se unan a la causa, mientras cerraron algunas instalaciones.

Tras los asesinatos de los jóvenes, las autoridades poblanas anunciaron que se habían localizado viviendas de los presuntos victimarios.

El fiscal del estado de Puebla, Gilberto Higuera Bernal, informó que hay documentos y pertenencias de las cuatro víctimas en los inmuebles cateados, además, sostuvo que presuntamente todo inició por la disputa de un sombrero en el carnaval de Huejotzingo.

En rueda de prensa, detalló que los estudiantes acudieron el 23 de febrero a este evento y a las 10:15 de la noche abordaron un vehículo de Uber. Al día siguiente la Policía Municipal comunicó el hallazgo de los cuatro cuerpos sin vida.

La Fiscalía General del estado obtuvo la ruta del recorrido que realizó el servicio de transporte por aplicación a través del sistema de rastreo satelital.

Posteriormente, obtuvo las órdenes de cateo de tres inmuebles en Santa Ana Xalmimilulco, lo que permitió asegurar, en uno de ellos, el carro que abordaron los jóvenes.

El fiscal dijo que presuntamente hubo una discusión con otra persona por un sombrero azul, lo que habría generado la agresión a los alumnos, porque Ximena recibió más disparos y era ella quien portaba dicho sombrero.

Higuera Bernal aseveró que descubrieron papeles que intentaban quemar los sospechosos, dos hombres y una mujer, que estaban en las viviendas cateadas, mismos que fueron identificados como nacionales de Colombia.

A niñez, 174,565 mdp

Autoridades federales presentaron el Programa Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes 2020-2024, y la Estrategia Nacional para la Atención a la Primera Infancia, los cuales buscan garantizar derechos como a la salud universal y de calidad; atender el desarrollo integral de la niñez de cero a seis años, y a una nutrición correcta de los menores de edad.

En el 2020 los recursos dedicados a la primera infancia ascenderán a 174,565 millones de pesos en el Presupuesto de Egresos de la Federación, es decir, 0.7% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que coloca a México —entre ocho países seleccionados de Latinoamérica— como el segundo que destina menos recursos a la primera infancia, señala un análisis del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria. (Maritza Pérez)