La desaparición de Diego Fernández de Cevallos ha causado conmoción en el PAN. Ha sido uno de sus personajes más controvertidos, pero también el de más poder e influencia fuera del partido.

El Jefe Diego, como le llaman desde 1991, año en que fue Diputado federal, ha tenido tal poder al paso de los sexenios, que fue quien le sugirió al presidente Felipe Calderón que su amigo, Fernando Gómez Mont, fuera Secretario de Gobernación.

Sus amigos y adversarios lo definen como un hombre de palabra , tal vez por eso le han sido confiadas negociaciones de casos que parecen no tener solución. Fue en 1998 cuando en su debate como candidato a la Presidencia de la República, con Ernesto Zedillo, lo ganó indudablemente, cosa que lo catapultó en las encuestas y al mismo tiempo lo satanizó, pues se dijo que había aceptado vender su candidatura, perdió por 8 millones 34,810 votos.

Fue uno de los principales aliados del PAN con el gobierno de Carlos Salinas de Gortari y al desempeñarse como Senador (2000-2006) fue acusado de tráfico de influencias, por lo que el PRD pidió que se le sometiera a juicio político.

El abogado ha ganado juicios millonarios en favor de varias empresas y detrimento de la administración pública como Jugos del Valle. Rechaza tajantemente las alianzas del PAN con el PRD.

Ha sido considerado un hombre de extrema derecha, pero también de los que enfrentan al poder, fue uno de los poquísimos políticos que en 1968 condenó la matanza estudiantil.

Entre los presidentes ha sido querido y odiado, uno sus principales enemigos era Vicente Fox, con quien terminó operando temas tan complicados como el desafuero de López Obrador, mientras que con Felipe Calderón tenía diferencias internas, pero tanto Nava y Gómez Mont lo consultan frecuentemente para la toma de decisiones.