Aunque no hubo grandes anuncios, la visita a Washington del presidente Felipe Calderón tuvo dos aspectos importantes: el reconocimiento a la importancia de México para Estados Unidos y la creación del comité bilateral para el manejo de la frontera entre ambos.

Lo anterior en opinión del director del Instituto México, del Woodrow Wilson Center, Andrew Selee, quien aclaró que no se esperaban grandes logros de esta visita, debido a que sólo se hace reconocimiento a la importancia que tiene nuestro país como vecino y como nación de herencia de una décima parte de la población en EU, eso es el pacto más importante .

Comentó que se anunciaron algunas cosas interesantes en el manejo de la frontera de México con Estados Unidos, el cual podría ser un nuevo marco para manejar este tema más inteligentemente y devolver los flujos, mientras se mantiene la seguridad, para reactivar el comercio que se cortó después del 11 de septiembre, el marco suena bonito, pero habrá que ver el contenido .

De igual manera, expresó que el discurso del presidente Felipe Calderón ante el Congreso estadounidense fue interesante, pues dijo, puso muchos puntos controversiales en la agenda, mientras tuvo un tono muy cordial hacia EU, que fue correcto, ya que no llegó a regañar al Congreso .

¿Se puede decir que fue una fiesta, pero sin grandes resultados?

No, no hubo ningún intento de que fuera de grandes resultados, yo creo que sería un error de juicio pensar que podía haber sido de grandes resultados, nunca fue planeado así, las reuniones de Estado no son para eso, son ceremoniales principalmente y en general, los avances que hay en la relación bilateral ya se hicieron.

No quiere decir que no hay pendientes, hay muchos, pero no era la reunión, ya pasaron y habrá otros .

¿La calificaría como buena?

Un buen encuentro y sobre todo de haber elevado la relación con México en la agenda estadounidense y en la percepción pública de ese país .

¿Cómo ve los discursos?

Lo de migración fue novedoso, porque Calderón reconoció que el gobierno mexicano tenía responsabilidad frente a la migración también, al mismo tiempo pidió que el Congreso de Estados Unidos y la administración tuvieran postura en favor de los migrantes, pero ahí llegó con discurso de corresponsabilidad, lo cual es correcto, la calidad moral de los políticos mexicanos en el tema migratorio sólo existe mientras están dispuestos a hablar de la responsabilidad mexicana de crear oportunidades. Asumiendo ese papel, ya pueden reclamar justicia en Estados Unidos, pero sino suena hueco .

¿Seguridad?

No hubo gran cambio, enfatizó mucho el tema de armas, lo cual ha hecho anteriormente, pero quizá con más especificidad .

obrito@eleconomista.com.mx