El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, José Narro, reconoció que expertos de la Máxima Casa de Estudios no tienen discrepancia alguna con el reporte emitido por las autoridades con relación al accidente ocurrido en la Torre B-2 de Pemex.

Han estado participando –los especialistas universitarios- en todo momento cerca del procurador (General de la República), cerca de los peritos y cerca de los conocedores y no hay ninguna discrepancia entre ellos , dijo el Rector después de inaugurar el Seminario Internacional El Constitucionalismo contemporáneo , en homenaje al exrector Jorge Carpizo MacGregor.

En el Teatro Juan Ruiz de Alarcón del Centro Cultural Universitario, el Rector de la UNAM explicó que los expertos universitarios han contado con toda la información, acceso a las instalaciones, estudios y resultados. Incluso la UNAM participó momentos después de haberse suscitado el accidente.

"No habían pasado horas cuando ya estaba ahí la Universidad con sus recursos . Lo hizo, dijo con binomios hombre-perro y con especialistas en áreas químicas y estructuras.

Al homenaje se dieron cita los exrectores Juan Ramón de la Fuente, Guillermo Soberón y José Sarukhán; además, René Millán Valenzuela y Alfredo Adam Adam, presidentes en turno de la Junta de Gobierno y del Patronato Universitario, respectivamente. Y se guardó un minuto de silencio en memoria del recientemente fallecido Rubén Bonifaz Nuño.

Ahí, el Rector aseguró que Jorge Carpizo MacGregor fue muestra de la inteligencia, estudio y dedicación; congruencia y consistencia. Su vida y carrera como servidor público y universitario dejaron huella de su apego a los valores laicos, la honestidad, la lealtad, la solidaridad y el cumplimiento de la responsabilidad adquirida .

En su oportunidad, Carlos Carpizo, hermano del exrector, agradeció el apoyo y amistad recibidos.

Diego Valadés Ríos, presidente del Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional, por su parte, se refirió a la promulgación de la Constitución de 1917. Dijo que nuestro país, en la actualidad requiere de una Carta Magna no sólo reformada, sino reformadora. Y es que de los 136 artículos que la componen sólo 22 no han sido modificados.