El plan nacional de vacunación contra Covid-19 del gobierno federal debe tener modificaciones para hacer más ágil el procedimiento cuando llegue el momento de vacunar a la población abierta. Requiere acciones eficientes y transparentes, opinó Miguel Ángel Toscano, extitular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Entrevistado vía telefónica por El Economista, planteó que el gobierno puede tomar las experiencias de países como Israel, Inglaterra y Estados Unidos, donde las personas llegan a pie o en sus vehículos a grandes estacionamientos para inmunizarse, además estimó importante que la administración federal transparente los contratos de compra de vacunas.

¿Cómo evalúa el plan de vacunación del gobierno?

“En Israel, Estados Unidos, están habilitando grandes estacionamientos donde entras con el coche. En Dinamarca anunciaron que... les llegará un mensaje a su teléfono celular con la fecha que les toca y al centro (de vacunación) al que tienen que acudir. Hay una organización.

“...Lo que tenemos que hacer, por ejemplo, en la Ciudad de México, es agarrar los grandes estacionamientos de centros comerciales… montar ahí 40 módulos para que durante 24 horas estén vacunando gente... Se podrían tener estaciones, la mitad para la gente que llegue en coche y la otra mitad para la gente (que) llegue a pie. El tema es que no hay vacunas, no hay a quién vacunar. Esa es la gran tristeza de este gobierno, aunque quisiéramos empezar la vacunación, pero no hay vacunas.

“Lo más importante es que haya transparencia en los contratos, que sepamos qué vacuna va a llegar y cuándo va a llegar. La segunda es: necesitamos saber qué vacuna nos va a tocar. Porque lo que hoy está pasando es que algunos médicos ya dijeron que no hay vacuna de Pfizer para la segunda dosis y que se esperen. Y salió (Hugo) López-Gatell diciendo: ‘no pasa nada si se la ponen después’. Eso es romper las reglas de eficacia de la vacuna. Para eso se han invertido tantos millones de dólares en el desarrollo de la vacuna. Si se nos está diciendo que la segunda dosis es a los 21 días, es porque hay un estudio clínico detrás.

“Entonces, el primer llamado es que se haga transparente; el segundo: que nos diga con nombre y apellido a los 80 millones de mexicanos que estamos inscritos en el padrón, poder establecer un mecanismo que uno sepa qué semana y qué vacuna le va a tocar...

“Tendría que haber mucha transparencia y tiene que haber una estrategia como la de Israel, Reino Unido, Estados Unidos. Hay mecanismos relativamente fáciles...”

¿Alguna reflexiónadicional sobre el tema?

“Si me preguntan del 1 al 10 qué calificación le pones al gobierno en su sistema de vacunación, yo le pondría un uno de calificación...

“...Mientras en Francia hay toque de queda, en España nadie puede salir. En Francia, si sales a la calle no pasan ni tres minutos cuando un dron está encima de ti, y en cinco minutos ya tienes a un policía o una patrulla preguntándote a dónde vas. Pero no estoy pidiendo que hagan eso para controlar la epidemia, estoy pidiendo nada más un poco de solidaridad con todos los muertos que ha habido...”

politica@eleconomista.mx