Ciudadanos y Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) luchan desde hace tres sexenios para que el Presidente de la República, e incluso candidatos, muestren un informe médico que revele las condiciones de salud en las que toman decisiones y ejercen el poder.

Este martes 26 de enero, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, sostuvo que el estado de salud del Jefe de Estado debe ser considerado como “dato sensible”.

Cuestionada en conferencia de prensa en Palacio Nacional sobre la evolución médica del presidente Andrés Manuel López Obrador frente a la enfermedad Covid-19, la secretaria Sánchez Cordero dijo que “es muy fuerte y recuperándose muy bien”.

Sin embargo, la titular de la Segob consideró que esta información debe ser considerada datos sensibles.

“Desde mi posición como secretaria de Gobernación por supuesto yo tengo la obligación de que se cumplan las leyes y la Constitución, es una de mis atribuciones y facultades. Y aquí sí tenemos una claridad muy importante sobre la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados y de las consideraciones de los datos sensibles de las personas. Y el Presidente es, obviamente es el jefe de Estado y el Jefe de Gobierno, pero también es una persona y por supuesto son datos sensibles el estado de salud”, mencionó.

En octubre del año pasado, el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, contrajo el virus SarsCov-2. Desde el primer día que fue internado en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, una comitiva del personal médico que atendía al mandatario estadounidense ofrecía diariamente el parte médico a los ciudadanos a través de los medios de comunicación.

20 años de búsqueda de acceso a la información

En los sexenios de Vicente Fox; Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, ciudadanos hicieron diversas solicitudes de información a la Presidencia de la República, a fin de conocer el estado de salud de los mandatarios, ante versiones sobre posibles padecimientos médicos.

Sin embargo, la Presidencia, y luego el INAI, negaron el acceso a la información al clasificar el tema como un asunto íntimo del titular del Ejecutivo federal.

En 2013, la organización Artículo 19 solicitó a la Presidencia de la República información sobre el estado de salud del presidente Peña Nieto.

Durante una entrevista con este diario en octubre del 2018, Leopoldo Maldonado, oficial del Programa de Protección y Defensa de Artículo 19 México, explicó:

“Nosotros pedimos el expediente clínico del presidente Enrique Peña Nieto, precisamente en el contexto que se había revelado en Venezuela que el presidente Hugo Chávez tenía una enfermedad mortal. Se generó todo un debate sobre el estado de quienes conducen una serie de políticas de diferentes rubros, como la economía, la seguridad, la política social, los derechos humanos, etcétera. Nosotros, en esa premisa es que solicitamos la información y nos fue negado, primero, por la Presidencia y posteriormente el INAI ante un recurso de revisión que se interpuso, confirmó la negativa alegando que se podría violar el derecho a la privacidad y a la intimidad que ejerce el Ejecutivo”.

El abogado también rememoró que Artículo 19 interpuso un recurso legal para garantizar el derecho a la información, pero este les fue nuevamente negado.

“En su momento lo impugnamos ante los tribunales federales, situación que fue infructuosa porque en dos instancias confirmaron la negativa, nos negaron el amparo, precisamente con los mismos argumentos de que se trataba de datos personales y de protección al derecho de la intimidad. Esto no fue aceptado ni por el órgano garante de acceso a la información ni por los tribunales federales, y es así que el caso fue cerrado ante la resolución del Tribunal Colegiado en Materia Administrativa que confirmó la negativa”, comentó.

Pese a ello, desde la sociedad se sigue pugnando para que el Presidente de la República, y en su momento Presidente electo y candidatos a la Presidencia, den a conocer un informe general sobre su estado de salud, dijo también su momento la profesora Issa Luna Pla, coordinadora en Derecho de la Información del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

“El derecho ya existe, lo único que necesitamos saber cómo van a contestar (…) Durante el gobierno de Vicente Fox, de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto se han hecho solicitudes de acceso a la información para conocer, en todos los casos, cuál ha sido el estado de salud, el estado médico de los Presidentes, y en todos los casos la respuestas han sido negativas, derivado de que el INAI termina protegiendo el derecho a la vida privada de los Presidentes, por encima del derecho a la información de los ciudadanos”, comentó.

“En Estados Unidos es muy popular el día en el que el Presidente va al hospital, se hace un chequeo y hace una conferencia de prensa para informar a la ciudadanía que está en condiciones de continuar su mandato”, argumentó Issa Luna Pla.

Por su parte, el también académico Enrique González Casanova refirió: “el estado de salud tampoco tiene que especificarse. No queremos que nos diga: tomo prozac, medicinas para bajar de peso. Eso no; ya es del fuero íntimo. El problema es que debe de haber una certificación de buena salud, objetiva. Un grupo de médicos debidamente calificados, y de conducta incuestionable, puede emitir el parte médico, tampoco se tienen que entrar en detalles”.

“Tenemos derecho como sociedad a esa información para nosotros tomar nuestras decisiones; tener certidumbre hacia dónde pueden ir las políticas de Estado en un país que se rige por un sistema presidencialista fuerte, y que eso impacta sobre otros derechos de la ciudadanía. Estamos hablando de un cúmulo de derechos que se ven impactados por las decisiones que tome la cabeza del Ejecutivo federal, en temas de seguridad, de salud, de educación. Es una discusión pública que sigue vigente, porque es importante conocer esta situación, no sólo en términos de salud física, sino mental, hay que saber quién está tomando las decisiones del Estado mexicano”, aseveró Leopoldo Maldonado.

jorge.monroy@eleconomista.mx