El candidato presidencial de Nueva Alianza, Gabriel Quadri de la Torre revivió la propuesta de construir un nuevo aeropuerto de la ciudad de México en Texcoco pese a los costos sociales, pues argumentó que los intereses personales no pueden estar encima de los nacionales como ocurrió durante el sexenio de Vicente Fox en el que este proyecto fue parado.

En conferencia de prensa luego de una reunión con el sector de ingenieros de México, el abanderado de Nueva Alianza expuso que el conflicto con los pobladores de San Salvador Atenco derivado de la expropiación de sus tierras, se salió de las manos debido a intereses políticos y radicalismos.

"La falta de determinación del gobierno en aquella época, hizo que prevaleciera la política por encima del interés nacional", afirmó el candidato.

El Estado se vio incapacitado para hacer valer el interés público y el conflicto fue el resultado, argumentó.

Ante ello, Nueva Alianza propuso replanear el proyecto el proyecto para que la ciudad de México tenga un aeropuerto digno y a la altura de un país desarrollado.

El costo de un aeropuerto de esta naturaleza se puede estimar en unos 6,000 millones de dólares, informó el candidato. Respecto a los pobladores de Atenco que no deseaban ceder sus tierras y reclamaban un pago justo por ellas, declaró que "ningún interés privado, ningún interés particular, puede estar por encima del interés colectivo, debe respetarse la ley".

PROPONE "MÁS DIENTES" PARA COMBATIR CORRUPCIÓN

Para combatir a la corrupción es necesario un organismo ciudadano que esté al pendiente del gasto corriente, así como la autonomía de la Secretaría de la Función Pública, propuso el candidato presidencial aliancista.

En conferencia de prensa, celebrada en el Palacio de Minería, el abanderado aliancista detalló que el titular de la SFP sea nombrado por el Senado de la República y que su desempeño en este espacio dure por lo menos ocho años.

Esta es la única manera de despolitizar el escrutinio del gasto público, sostuvo el candidato.

Por otro lado, Quadri de la Torre se mostró a favor de darle capacidades acusatorias a la Auditoría Superior de la Federación para que los casos que se detecten de corrupción no queden en términos de declaraciones públicas o sean sepultadas en una montaña de papeles. El propósito es que los hallazgos ilícitos pasen directamente al poder judicial para establecer de inmediato el escrutinio a nivel federal, estatal y municipal.

Respecto a las empresas propuso desmantelar los monopolios y someter a la industria a la disciplina del mercado de valores y a la competencia.

ana.langner@eleconomista.mx

MIF