La forma en que el presidente Andrés Manuel López Obrador planteó el reparto del gasto para 2020 responde a una lógica asistencialista, clientelar y electorera, no a una que permita generar condiciones de desarrollo económico, aseveró, Verónica Juárez Piña.

En entrevista, la coordinadora de la fracción legislativa del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados afirmó que con el presupuesto aprobado la madrugada del viernes pasado el país seguirá sin tener crecimiento económico y, consecuentemente, no se incrementará la productividad y no habrá recursos que alcancen para seguir repartiendo dinero y para utilizarlo de manera clientelar.

Entonces vamos a ver cómo se reducen programas que tienen que ver con garantizar derechos de niños y adolescentes, porque no basta que les den una beca si les quitan el acceso a servicios de salud y otros que son necesarios para su desarrollo integral.

La diputada jalisciense destacó que, si bien el Presidente tiene la legitimidad para presentar un presupuesto que le permita cumplir con sus objetivos de gobierno, ya que votaron por él más de 30 millones de mexicanos, también tiene la obligación de gobernar para todos, no sólo con la visión de los que lo llevaron al poder.

“El gobierno debe tener una visión plural, como es la sociedad mexicana y eso implica escuchar todas las voces”.

En ese sentido aseguró que el responsable de los bloqueos al edificio de la Cámara de Diputados que durante 11 días impidieron a los legisladores sesionar para discutir el presupuesto para 2020 es el presidente Andrés Manuel López Obrador, porque no supo dar respuesta a las demandas planteadas por quienes se instalaron en plantón y bloquearon los accesos.

Además, añadió, en lugar de atender las exigencias de los manifestantes, lo único que hizo fue denostar a los opositores.

En su opinión el presidente ha expuesto una marcada diferencia en la forma de atender las demandas sociales, pues a sus aliados les da abrazos, como a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, cuyas demandas fueron atendidas cuando se procesaba en el Legislativo la llamada contrareforma educativa e ignoró las demandas para modificar la distribución del presupuesto de las personas que bloquearon la Cámara de Diputados durante las últimas semanas.

Dijo que tan solo hasta el jueves de la semana pasada, antes de que la legislatura sesionara en Santa Fe, sólo se habían hechos ajustes por cerca de 11,000 millones de pesos, de los cuales alrededor de 600,000 se irían a particiones a estados y lo demás no se sabía en qué.

Eso quiere decir, abundó, que lo único que se estaba modificando era alrededor de 0.001% del presupuesto.

En ese sentido mencionó que el gobierno y la fracción de Morena y sus aliados en el congreso construyeron el presupuesto para 2020, igual que en los tiempos que gobernaba el PRI.

“Actúan igual o peor que sus antecesores, porque quisieron que a la propuesta del presidente no se le mueva ni una coma y la visión que está reflejada es sólo la del presidente”.

En ese sentido calificó como una actitud de sumisión el hecho de que alrededor de 280 diputados  firmaron días antes de que se sometiera al pleno el dictamen del presupuesto, es decir sin conocerlo,  en donde se comprometían a no modificar el proyecto enviado por el Ejecutivo federal y recalcó: sabemos que al final de cuentas la mayoría (morena y sus aliados) siempre van a hacer lo que quieran.

Destacó que el PRD tenía varias reservas al presupuesto, porque en su opinión era necesario que sectores como el educativo, salud, el campo y ciencia y tecnología tuvieran más presupuesto.

Asimismo, explicó que los diputados perredistas fueron a la sede alterna instalada el jueves pasado en Santa Fe porque quisieron dar el debate de porqué este presupuesto no atiende las necesidades de los mexicanos.