La fuerte presencia de autoridades involucradas en la búsqueda de Diego Fernández de Cevallos pone en riesgo su vida a pesar de que ya hay un negociador formal para liberarlo, como Antonio Lozano Gracia, quien fue el encargado de dar a conocer el comunicado de la familia de El Jefe Diego en el que piden a las personas que retienen al político que llamen para negociar su libertad, asegura Max Morales Martínez, especialista en liberación de rehenes por secuestro.

El analista considera que éste es un secuestro de alto impacto político y económico, que pone en alerta al Estado que de no dar las garantías necesarias, el país podría estar frente al regreso de los secuestros ocurridos en la decada de los 70, que simbraron a políticos y diplomáticos.

A su juicio, con los elementos que hay a la vista puede pensarse que el exsenador está con vida; sin embargo, no hay las condiciones para que pueda darse un contacto con la familia, pues la evidente presencia de las Fuerzas Armadas con la familia puede impedirlo.

Para la PGR, Fernández de Cevallos se encuentra en calidad de desaparecido ; sin embargo, el especialista detalla que esto es un eufemismo, pues desde el momento que se le privó de su libertad por la fuerza está tipificado como secuestro. Enfatiza que sólo falta confirmar de qué modalidad de plagio se trata y quién lo llevó a cabo: si fue realizado por grupos subversivos, narcotraficantes o delincuencia organizada; por cuestiones económicas o para ejercer presión al gobierno.

Morales Martínez detalla que 90% de los secuestros se realiza interceptando el vehículo de la víctima, en el caso del panista, es muy probable que los secuestradores lo hayan capturado antes de entrar a su rancho pero dejaron su camioneta a 300 metros de la entrada para enterar a la familia.

El investigador recuerda que los primeros secuestros realizados en México en la década de los 70 fueron de impacto político y económico. El plagio de Fernández de Cevallos podría ser un aviso de que dicha práctica está de regreso.

Factura del crimen para Calderón

El plagio de Fernández de Cevallos es una factura que el crimen organizado le está cobrando al presidente Felipe Calderón, asegura Juan Abelardo Hernández.

Por lo que si los aparatos de seguridad del Estado no logran encontrarlo, causaría una inestabilidad nacional muy fuerte, detalla a El Economista, el catedrático de la Universidad Panamericana.

lpadilla@eleconomista.com.mx