El embajador de El Salvador en México, Carlos Enrique Cáceres Chávez, enfatizó que tanto México como Honduras, Guatemala y El Salvador no trabajan en el tema migratorio porque se les imponga una meta de reducción sino porque defienden que los ciudadanos deben estar en sus países de origen.

“Estamos optimistas y agradecidos con México porque el Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica es un cambio en la forma de ver el fenómeno migratorio el cual no debe verse como un tema de seguridad sino combatir los problemas sociales que originan la migración”, declaró a medios de comunicación tras participar en el evento de bienvenida de los estudiantes ganadores de los concursos de aprovechamiento de pintura infantil del Programa Escuelas México celebrado en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Sin precisar cifras el diplomático destacó que de los tres países del Triángulo Norte de Centroamérica, El Salvador ha reducido su flujo migratorio hacia la frontera sur de México.

“Desde hace un tiempo el fenómeno migratorio se atiende desde la misma óptica, los salvadoreños representan el 15% del flujo migratorio, el menor de los tres países del Triángulo Norte. El Salvador está apoyando en contender la parte que le corresponde”, manifestó.

Respecto a la inversión de 30 millones de dólares para implementar el programa Sembrando Vidas, patrocinado por la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), Carlos Enrique Cáceres aseguró que los mexicanos deben confiar en que habrá buen uso de los recursos.

“Con esta inversión se garantiza que habrá empleo en el Salvador y se atenderán los impactos del cambio climático al reforestar cuencas hidrográficas y montañas”, dijo.

En cuanto al tráfico de personas, puntualizó que hay un sistema de seguridad de inteligencia que une a los cuatro países para combatir a las personas que realizan este delito, “no se puede comercializar con el tránsito de personas”.