En la tribuna de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, la creación del Sistema Nacional Anticorrupción, aún pendiente de concretarse, generó debate.

Fue el diputado federal panista, Fernando Rodríguez Doval, quien promovió abordar el tema en el capítulo de agenda política, como último punto de la sesión.

La corrupción, entendida como la utilización de recursos públicos para obtener beneficios privados, consideró, no es un problema cultural como dicen algunos, sin atreverse a mencionar que se refería al presidente Enrique Peña Nieto.

Según el ranking de transparencia internacional, dijo, México ocupa el lugar 103, de entre 175 países corruptos.

Por eso es tan necesaria la reforma, insistió.

En su turno, el priísta Héctor Gutiérrez de la Garza reiteró la disposición de su partido a concretar la reforma pendiente en la materia, y lamentó que se utilice el tema con fines electorales y mediáticos.

La petista Lilia Aguilar Gil y Nelly del Carmen Vargas (MC) aprovecharon para recordar casos emblemáticos de corrupción, entre los que mencionaron el de la llamada Casa Blanca, propiedad de la primera dama del país, Angélica Rivera, y la relación entre el titular del Ejecutivo federal y el Grupo Higa, del empresario Juan Armando Hinojosa.

Por el PRD, Roxana Luna Porquillo instó al PRI y al PAN a fijar el día y la hora en que se aprobará la reforma pendiente para combatir en serio la corrupción, y dejarse de anuncios mediáticos que luego no se concretan.

[email protected]