El virtual secretario de Educación Pública (SEP), Esteban Moctezuma Barragán, adelantó que la dependencia será reestructurada, además de que sus oficinas centrales se trasladarán al estado de Puebla.

“A partir del 1 de diciembre estaré trabajando allá en Puebla y además despachando los asuntos que así lo requieran”, dijo en entrevista posterior a la reunión que sostuvo con Andrés Manuel López Obrador, en su casa de transición.

Indicó que se elabora un plan para reducir de las cuatro subsecretarías —de Educación Básica, de Media Superior, Educación Superior y Planeación— y una Unidad de Servicios Educativos que atiende a la Ciudad de México, al menos dos de ellas.

“Estamos viendo cuál es la manera más inteligente, más eficaz y sobre todo que permita un mejor trabajo de la Secretaría, lo cierto es que los ejes que vamos a manejar es que se enfoque en su estructura orgánica a lo que es la equidad y la calidad”.

Moctezuma Barragán aseguró que sí se van a crear 100 universidades y su ubicación será en lugares donde contribuyan al desarrollo de la juventud de diferentes partes menos desarrolladas del país y con un enfoque regional.

Expuso que las carreras que se impartirán en estas nuevas universidades estarán ligadas a las necesidades y la vocación de cada región.

Aparte, Jorge Alcocer, propuesto para encabezar la Secretaría de Salud (SSA) de la virtual administración del tabasqueño, expuso que el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) pasará a formar parte de la SSA, además de la desaparición de la figura de la primera dama.

“Toda su estructura (del DIF) que durante décadas se ha venido sumando, ahora va a estar orientada como en todo el gobierno, al diagnóstico y a combatir directamente la pobreza”, precisó.

Sobre la desaparición de la figura de la primera dama, López Obrador insistió en conferencia de prensa que su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, “no va a desempeñar ningún cargo”.

Al detallar los Lineamientos Generales para el Combate a la Corrupción y la Aplicación de una Política de Austeridad Republicana, fijó su salario mensual como presidente de la República en 108,000 pesos, monto que aseguró que es 40% menor que el actual mandatario, Enrique Peña Nieto.

“El presidente Peña debe de estar en 270,000 pesos mensuales, ya en total, yo voy a recibir 108,000, o sea, voy a recibir 40% de lo que actualmente el presidente Peña, y cumplo con esto con el compromiso que hice de que iba a ganar menos de la mitad de lo que gana actualmente”, dijo.

Apenas el pasado 12 de julio, el ministro de la SCJN, Luis María Aguilar Morales, manifestó que “las condiciones de seguridad, estabilidad, remuneraciones dignas y capacitación no son beneficio personal de los juzgadores”.

Al respecto, López Obrador indicó que enviará una iniciativa para reformar la Constitución y fijar un “techo” en los sueldos de los funcionarios públicos, por lo que al establecerse en la Carta Magna, todos están obligados a respetarla.

“Eso lo van a resolver los legisladores, para eso es el Poder Legislativo, y los interesados van a poder reclamar sus derechos en el caso de que se considere que se están violando; hay la libertad, esto tiene que ver con los constitucionalistas que nos van a decir si procede o no procede, pero eso ya es otro asunto”, expuso.

En 50 puntos, el tabasqueño puntualizó los Lineamientos Generales para el Combate a la Corrupción y la Aplicación de una Política de Austeridad Republicana, destacando que durante su administración los servidores públicos estarán obligados a presentar sus declaraciones de bienes patrimoniales, así como la de sus familiares y personas cercanas.