Los magistrados electorales Janine Otálora, Felipe Fuentes, Felipe de la Mata, Reyes Rodríguez e Indalfer Infante garantizaron que ninguna fuerza interna o externa influirá en sus votos al resolver impugnaciones que presenten los partidos sobre las elecciones del pasado 6 de junio.

“Este quehacer independiente e imparcial puede causar inconformidad en algunos actores políticos, porque no siempre entienden que la labor del Tribunal no es la de impulsar o simpatizar con un proyecto, candidatura o ideología, sino la de defender a la Constitución y proteger los derechos de la sociedad mexicana en su conjunto”, afirmó el magistrado Felipe Fuentes.

Los cinco magistrados participaron en el foro “La labor de los Tribunales en la Calificación de las Elecciones 2020-2021”, organizado por la Asociación de Tribunales Electorales de la República Mexicana.

Ahí coincidieron en que las votaciones en este órgano jurisdiccional no se dan por diferencias políticas ni presiones ni coyunturas partidistas, sino que son el resultado a un estricto apego a la legalidad y el marco constitucional.

Felipe Fuentes indicó que los magistrados de la Sala Superior están preparados para atender todos los asuntos que lleguen por impugnación de los comicios federales y locales del 6 de junio, y resolverlos “con absoluta autonomía, independencia e imparcialidad”, aunque genere críticas y descontentos, “porque nuestra labor no está orientada por la popularidad de nuestras sentencias, sino siempre dentro de las facultades que nos permite la Constitución”.

La magistrada Janine Otálora Malassis destacó que las elecciones del 6 de junio demostraron que las instituciones electorales funcionan bien. “La jornada electoral del pasado 6 de junio demuestra que en México la democracia no tiene vuelta atrás. El 6 de junio triunfó la democracia”, dijo.

Por ello consideró que “fue un despropósito que hace algunas semanas algunos (políticos) hayan propuesto regresar sus funciones al gobierno, en lugar de fortalecer y respaldar a las instituciones ciudadanas que nos han costado décadas construir a las y los mexicanos”.

Por su parte, al hacer una explicación de los factores que intervienen en el sentido del voto, el magistrado Indalfer Infante Gonzales, advirtió que todo servidor judicial electoral, aun cuando esté sujeto a presiones ilícitas, debe evitar proporcionar o comprometer debates, resultados o votaciones en cualquier forma o modo, con el objeto de promover o favorecer los intereses de algún candidato partido político asociación política grupo parlamentario o ciudadano.

En su participación, el magistrado Felipe de la Mata Pizaña dijo que para dirimir los posibles conflictos electorales “los tribunales deben mantener una posición neutral, que les haga impermeables a una inclinación ilegítima o deliberada a favor o en contra de alguno de los sujetos en el proceso. Ningún interés u opinión ajena al derecho debería tener la más mínima importancia para la resolución del conflicto, por más encumbrada en un poder político o por más persuasiva que pueda ser”.

Afirmó que los jueces participan en la calificación electoral porque son guardianes de la voluntad popular, de la integridad de las elecciones y vigilantes de que ninguna presión e influencia política ingrese en la impartición de justicia.

“Ante las elecciones más grandes de la historia contemporánea de nuestro país, nos corresponde aportar ejemplaridad en la impartición de justicia electoral. Esto significa aportar ejemplaridad a la historia de la democracia. Por ningún motivo renunciaremos a la responsabilidad que nos encomendó nuestro país”, sostuvo.

Finalmente, el magistrado Reyes Rodríguez Mondragón destacó que el 6 de junio el Instituto Nacional Electoral organizó con gran capacidad los comicios, por lo que ahora le corresponde al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) cerrar el círculo democrático haciendo valer el Estado de derecho, mientras garantiza contar con elecciones auténticas, libres y justas.

jorge.monroy@elecnomista.mx

kg