En sus 25 años de trabajo, el TEPJF ha contribuido a fortalecer la democracia en México y a combatir prácticas ilegales como la compra y la orientación del voto, afirmaron sus integrantes Juan Manuel Sánchez y Juan Carlos Silva.

Al participar en el programa "Justicia Electoral a la Semana" del Canal Judicial, indicaron que si bien la elección presidencial de 2012 fue muy competida, no se llevó a cabo en un escenario de polarización como el de los comicios presidenciales de 2006.

Sánchez Macías, quien es secretario de Tesis del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), indicó que la elección de 2006 fue "intensa" y "muy dividida", sobre todo por la diferencia de menos de 1% que hubo entre el primero y segundo lugar.

Agregó que con la aparición de ese órgano y del Instituto Federal Electoral (IFE), y luego en 1992 de la Fiscalía Especial para Delitos Electorales, el TEPJF se empieza a legitimar, y al establecer nuevas causales para anular una elección, comienzan a desaparecer fenómenos como la votación masiva y las "urnas embarazadas".

Recordó que por primera vez en la historia de México y en una resolución histórica, el TEPJF anuló en 2008 la elección para gobernador de Tabasco por violaciones a la Constitución, ante la iniquidad que hubo en dicho proceso comicial.

Sánchez Macías indicó que fue un momento "muy difícil" para este tribunal ante las presiones políticas de las que fue objeto, además de que hubo hechos de violencia contra funcionarios electorales, pero "el TEPJF no podía permitir" esta iniquidad.

A su vez, Silva Adaya, quien es secretario instructor del TEPJF, recordó que el surgimiento de ese tribunal sirvió para acabar con prácticas antidemocráticas al momento de votar como "las urnas embarazadas, el ratón loco y el carrusel".

Recordó que antes del surgimiento del IFE y el TEPJF, las elecciones eran organizadas por instituciones administrativas como la Comisión Federal Electoral y, antes, la Comisión Nacional de Elecciones, que dependían directamente de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Las elecciones y sus resultados se dirimían en los colegios electorales del Senado y la Cámara de Diputados, de manera conjunta con las dos instancias dependientes de la Segob, comentó el especialista del órgano jurisdiccional.

Silva Adaya indicó que con las reformas de 1991 a 1996, el TEPJF empieza a tener mayor autoridad y a cumplir con cabalidad su función, y la gente empieza a entender que existe un tribunal electoral que evita que se cometan delitos de esa índole de manera impune.

mac