El presidente Andrés Manuel López Obrador insistió que el trato que recibió por parte de su homólogo estadounidense, Donald Trump fue “respetuoso”, así como en que la reunión de trabajo, en el marco de la reciente entrada en vigor del nuevo acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, el T-MEC, da buenas señales sobre el provecho que podrán sacar los tres países.

En un video publicado en sus redes sociales, López Obrador destacó que con el nuevo tratado comercial, México recibirá más inversión extranjera no solo de Estados Unidos y Canadá, sino también de países europeos.

Mientras que el T-MEC incluye paneles para supervisar las condiciones laborales de los trabajadores mexicanos, pero sin injerencismo por parte de los otros países.

“Con este nuevo tratado, esto tiene que cambiar, tienen que mejorar los salarios, las condiciones laborales de los trabajadores. Se llegó al acuerdo de estar supervisando para que no haya explotación de la mano de obra mexicana y para que haya democracia también en los sindicatos, no quiere decir que van a venir supervisores, no aceptamos el injerencismo, el intervencionismo, pero sí hay un mecanismo de paneles, de comisiones que vamos a estar cuidando de que no haya explotación de los trabajadores. Es más empleo y también mejores salarios”, expresó el mandatario.

López Obrador también argumentó que la visita es prueba de que México y Estados Unidos pueden alcanzar consensos a pesar de sus diferencias.

“El encuentro sirve para demostrar que, aunque tengamos posturas ideológicas distintas, si se pone por delante el interés general, el interés de las naciones, se puede llegar a acuerdos, sin prepotencia, sin extremismos”, dijo.

Asimismo, aseguró que el T-MEC ayudará las pequeñas y medianas empresas, ya que se llegó a un acuerdo de que todas las grandes firmas que se establezcan en cualquiera de las tres naciones, tienen que consumir un porcentaje de lo que se produce en la región.