Chihuahua.- Unos 300,000 habitantes, de 22 municipios de Chihuahua, se encuentran en emergencia por la sequía y las bajas temperaturas, por ello el gobierno del estado inició la entrega de 6,000 toneladas de alimentos.

El secretario de Fomento Social en la entidad, Servando Portillo, informó que se tiene estimado que son 60,000 familias las que viven en extrema pobreza en el estado, las cuales requieren ser integradas dentro del programa de emergencia alimentaria que se aplicó a nivel nacional.

Expuso que para aminorar en forma inmediata los estragos de la sequía, sobre todo en la zona serrana que es donde más se tiene la afectación, de inmediato se dio la entrega de alimentos de primera necesidad y que nutren.

Dijo que los municipios en donde se requiere atención inmediata y que se está dando son Urique, Batopilas, Guachochi, Maguarichi, Madera, Chínipas, Moris, Ocampo y Morelos, los cuales por su lejana ubicación no fluye de manera rápida la entrega de alimentos.

El funcionario destacó que por ello, se tiene el ofrecimiento de la Secretaría de la Marina para enviar un helicóptero, el cual llegará a Chihuahua, con el fin de enviar remesas de alimentos a las comunidades de difícil acceso.

El presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, José Luis Armendáriz, reconoció que la crisis de alimentos en que se encuentran miles de familias en el estado y sobre todo en la zona serrana obligó al personal a verificar continuamente el trato hacia estos grupos.

Agregó que han realizado recorridos en diversos municipios como Batopilas, Urique, Maguarichi y Bocoyna, en donde se han cerciorado de que hay familias que no cuentan con los recursos necesarios para sobrevivir, ya que este año sus cosechas no se lograron.

Enfatizó que en otras comunidades, en donde se tardan hasta 13 horas en llegar, familias enteras han abandonado sus hogares para refugiarse en las grandes ciudades donde viven de la caridad o de empleos mal pagados por patrones que violan los derechos humanos.

A su vez, el delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Carlos Aguilar Camargo, aseguró que desde que se prendieron los focos amarillos por la crisis alimentaria se emprendieron acciones inmediatas.

Informó que la muerte de miles de cabezas de ganado y la cosecha en sólo el 40% en el estado generó que los productores que no lograron levantar nada de sus parcelas pidieran a las autoridades el apoyo, a fin de enfrentar la falta de recursos para subsistir.

Dijo que la falta de lluvias afectó las tierras de temporal de al menos 18 municipios de la región noroeste y oeste de la entidad al no permitir sembrar maíz y frijol y sólo pequeñas parcelas de avena y papa en otras regiones.

Por su parte, el secretario de Salud estatal, Sergio Piña Marshall, explicó que los efectos en esta materia en Chihuahua no son tan graves por el momento, ya que sólo se han registrado casos de enfermedades gastrointestinales por consumir alimentos en mal estado.

Dijo que a raíz de la escasez de varios productos de primera necesidad envían a personal a la Sierra Tarahumara para verificar la salud de la población, con el fin de evitar la generación de enfermedades propias por la falta de ingerir alimentos con proteínas.

klm