El Consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, advirtió que la violencia erosiona el funcionamiento mismo de la democracia.

Puntualizó que hasta ahora van 12 candidatos a cargos de elección popular que han sido víctimas de la violencia en el país.

“Condenamos cualquier acto de violencia, porque la violencia erosiona el funcionamiento mismo de la democracia”, sentenció el consejero presidente durante la firma de convenios con la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

En paralelo, destacó que el INE  no está facultado, ni constitucionalmente, ni con herramientas, para generar las condiciones de paz pública y seguridad que son indispensables para que el proceso electoral transcurra adecuadamente.

Ello, prosiguió Córdova Vianello, no significa que el INE se deslinde de lo que ocurre a su alrededor, pero “somos un órgano autónomo y somos muy celosos de nuestra autonomía y la vamos  a defender frente a cualquier ente público o privado que pretenda vulnerarla. El que seamos autónomos no significa que no nos asumamos como parte del Estado mexicano”, y por tanto, aseguró, la autoridad electoral entiende que la comunicación entre las diferentes instituciones e instancias es indispensable.

Por su parte, el presidente de Mexicanos Primero y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, Claudio X. González, advirtió que “el gran enemigo de México es la impunidad”. Si los asesinatos de los políticos fueran castigados, los números bajarían drásticamente.

Claudio X. González señaló que, por tanto, se requiere encontrar a quienes cometen estos delitos y que haya consecuencias muy claras.

Por su parte, el presidente de Coparmex, Gustavo de Hoyos, hizo un llamado a las autoridades del Estado mexicano que tienen encomendadas las tareas de seguridad a cumplir con su responsabilidad; “preferentemente evitando que se den este tipo de hechos, y, cuando ocurran, que todo el peso de la ley se aplique, porque tenemos que salvaguardar la tranquilidad de la elección”.

ana.langner@eleconomista.mx