Mario López Valdez, candidato al Gobierno de Sinaloa, por la coalición PAN-PRD-Convergencia, indicó que su campaña ha sido intensa, con un gran calor, "no sólo de la naturaleza sino del propio proceso electoral", pues prácticamente se está entrando a los últimos 30 días.

En entrevista con Radio Fórmula, el aspirante dijo que " no es fácil, yo siempre había admirado la oposición pero hoy que estoy en ella y que estoy sufriendo los embates del candidato oficial y del sistema aquí en Sinaloa, valoro más los esfuerzos que se tienen en la lucha cuando estás del otro lado".

Cabe recordar que López Valdez fue secretario de Planeación y Desarrollo del actual gobernador Jesús Alberto Aguilar Padilla (PRI).

De acuerdo a Malova, él no se debe a los partidos, "no tengo compromisos con grupos, fui alcalde pero no del montón, fui el mejor calificado".

Añadió que no niega que fue priista hasta este año que renunció al partido. Sin embargo, aseguró que hoy en día valen más las personas que los colores de los partidos.

"En Sinaloa siento que las cosas no están bien, que se quiere heredar el poder entre ellos como si fuera una sociedad anónima y eso es lo que no estoy de acuerdo".

Señaló que no está por una ambición de poder, de enriquecerse o cobrar factura, "la política se tiene que dignificar en este país y en este estado, a mi me convenía quedarme en el PRI, me ofrecían posiciones, me ofrecían lana".

Y aclaró que respeta al PRI y no se está afiliando a otro partido, y en este sentido jamás renegará contra el Tricolor pero sí contra la gente que quiere ver a los demás sin capacidad de nada.

/doch