El sistema penitenciario en México presenta 23% de sobrepoblación y no existen las condiciones adecuadas para la reinserción social de los internos, lamentó la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

La CMIC detalla en su agenda temática 2012 que hay dos obstáculos en materia de edificación de seguridad: el insuficiente gasto en equipamiento, tecnología e infraestructura para atender al número de internos con las condiciones mínimas establecidas en la ley, y que no existe estrategia para asegurar condiciones mínimas de calidad en los reclusorios.

Pese a que el gobierno federal anunció la construcción de penales que se prevé estén listos antes de que concluya este sexenio, la Cámara advirtió que las condiciones deplorables de infraestructura y pocos espacios para el trabajo productivo y recreación en los penales disminuyen las probabilidades de reinserción social de los internos.

En la agenda titulada Infraestructura, el proyecto que México necesita, se califica a los centros penitenciarios como lugares inseguros donde se propaga la delincuencia, lo que incumple la ley y los tratados internacionales de condiciones de vida dentro de los reclusorios.

Agrega que el sistema penitenciario tiene sobrepoblación excesiva, ya que existen 185,561 espacios penitenciarios (del gobierno federal, estatales y municipales) ocupados por 227,671 reos, es decir, hay un déficit de 42,020 lugares, lo que equivale a casi 23% de la capacidad instalada.

El descuido del sistema penitenciario en la década anterior generó un problema de insuficiencia. Con la administración de Felipe Calderón se están invirtiendo más recursos y se han establecido fondos específicos para la construcción de reclusorios federales que atiendan a los internos por fuero federal.

Sin embargo, hay un atraso en las metas del gobierno , explica.

Para respaldar lo anterior, expone una gráfica sobre el gasto en equipamiento, tecnología e infraestructura como porcentaje del gasto en seguridad pública.

En el 2000 el presupuesto en este rubro fue de 83%, mientras que en el 2008 disminuyó a 50 por ciento. Los datos fueron tomados del V Informe de Gobierno del presidente Felipe Calderón.

Tras los resultados, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción propone generar una planeación en la Subsecretaría del Sistema Penitenciario Federal para adecuar y remodelar los centros penitenciarios del país para que se dé atención especializada y encaminada a la reinserción social.

No sólo basta con que el gobierno actualice las reglas de operación de los centros de reclusión federales y su normatividad, sino que debe replantear completamente los modelos de atención , exhibe.

Además, la organización plantea la separación de internos de prisión preventiva de los que ya tienen condena y de acuerdo con su nivel de peligrosidad, así como la habilitación de espacios exclusivos para mujeres que han infringido la ley.

tania.rosas@eleconomista.mx