El exsecretario de Seguridad federal Genaro García Luna solicitó al juez federal de Nueva York, Brian Cogan, que le acepte una fianza de 1.2 millones de dólares a cambio de seguir en libertad el proceso que se le sigue por los delitos de conspiración criminal y tráfico de cocaína.

García Luna, quien había dicho no tener recursos económicos para solventar el pago de un abogado, presentó la petición a través de su defensor de oficio, César de Castro.

En un escrito al juez de la Corte Federal del Distrito Este en Brooklyn, García Luna argumentó que no representa “ningún riesgo” de fuga, y que por ello merece ser puesto en libertad.

En el documento, el exsecretario de seguridad sostuvo que tiene “suficientes lazos con este país (Estados Unidos) al haber vivido como residente permanente y legalmente desde el 2012”. Sostuvo que su esposa e hijos también radican en Miami, y que cuenta con propiedades cuyo valor garantiza el pago de la fianza por más de 1 millón de dólares.

Según su abogado, el exfuncionario “no tiene la habilidad de irse. El señor García Luna entregó al gobierno de Estados Unidos su pasaporte y tarjeta de residencia permanente. No cuenta con recursos y es absurda la idea de que huiría a México donde no tiene acceso al sistema financiero y enfrentaría un arresto y proceso judicial”.

Recordó que, desde hace un año, el exservidor mexicano conoce de los señalamientos en su contra, y no huyó a Estados Unidos, sino que en ese país vive como residente permanente.

Cabe mencionar que el Departamento de Justicia de Estados Unidos es la parte acusadora de García Luna, a quien señala de haber recibido, cuando era funcionario en México, entre 3 y 5 millones de dólares en sobornos por parte del Cártel de Sinaloa para garantizar operaciones de trasiego de cocaína. Esa instancia estadounidense también solicitó en su momento al juez negarle al exservidor público la libertad provisional.

En México, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, informó recientemente que fueron congeladas 14 cuentas bancarias de personas y empresas ligadas al exsecretario.

El pasado 21 de enero, el juez Brian Cogan aplazó para el próximo 4 de abril la audiencia de alegatos en el caso de Genaro García Luna. Con el aplazamiento se especuló que habría la posibilidad de que el exfuncionario intentara un acuerdo de cooperación con el gobierno de EU, aunque su defensa lo negó.

García Luna no es el único exmando de seguridad mexicano que ha enfrentado un proceso en EU por narcotráfico. Iván Reyes Arzate, exdirector de la División Antidrogas de la Policía Federal, se entregó a las autoridades estadounidenses en el 2017 y se declaró culpable de distribución de droga. El juez Brian Cogan lo señaló de obstruir una investigación relacionada con el Cártel de los Beltrán Leyva. De hecho, su caso sirvió para que las autoridades de EU lograran dilucidar un esquema de sobornos en el que se involucró a García Luna. En el 2018, Reyes Arzate fue sentenciado en Chicago a tres años de prisión.

[email protected]