El gobierno de Sinaloa solicitó 21.3 millones de pesos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) para atender los daños ocurridos en los municipios de Choix y San Ignacio, declarados como zona de desastre tras la severa sequía del año pasado.

La Secretaría de Gobernación (Segob) informó en un comunicado que ello quedó de manifiesto al término de la Sesión de Entrega de Resultados del Comité de Evaluación de Daños.

Especificó que los funcionarios responsables del sector hidráulico del comité presentaron los resultados, así como el monto preliminar requerido (21.3 millones de pesos) para atender los daños ocasionados en la infraestructura hidráulica pública afectada por el fenómeno natural.

De tal suerte, destacó, los municipios referidos contarán con recursos para llevar a cabo acciones de rehabilitación de fuentes de captación, instalación de equipo electromecánico, línea de conducción, obra eléctrica y caseta de operación entre otras.

La Segob indicó que con esta acción, el gobierno federal refrendó su compromiso de brindar los apoyos necesarios para contrarrestar los efectos de la sequía en cuestión en beneficio de la población afectada.

MIF