El jefe de la Unidad Especializada en Análisis Financiero de la Procuraduría General de la República (PGR), Crisógono de Jesús Díaz Cervantes, afirmó que el no ejercicio de la acción penal contra el exgobernador de Chihuahua, César Duarte, por lavado de dinero, no exime a que continúen las averiguaciones de las otras carpetas de investigación.

Dicha Unidad de la Procuraduría remitió a través del oficio PGR/UEAF/582/2018 a Jaime García Chávez un informe del no ejercicio de la acción penal contra el exgobernador, “(por) lo que hace a los delitos federales competencia de esta institución en el que se dictaron operaciones con recursos de procedencia ilícita”.

Ayer, en entrevista radiofónica con Joaquín López-Dóriga para Radio Fórmula, el funcionario de la PGR confirmó que el Ministerio Público determinó no ejercer acción penal contra el exmandatario estatal por el delito de lavado de dinero.

Explicó que la investigación está conformada por 97 tomos, con información financiera, patrimonial y fiscal, y luego del análisis se determinó que no había elementos conclusivos de delito para proceder penalmente contra Duarte.

Enfatizó, sin embargo, que esa resolución no exime al exmandatario chihuahuense de que continúen las averiguaciones de las otras carpetas de investigación.

Refirió que la Fiscalía General de Chihuahua ha cursado 11 causas penales contra el exgobernador y que han presentado ocho peticiones formales de extradición.

Además, dijo que desde el 31 de marzo del año pasado se giró una ficha roja a la Interpol para que se le busque y lo detengan.

En la entrevista radiofónica, el funcionario federal recordó que en el 2014, el abogado Jaime García Chávez denunció al exgobernador por los delitos de lavado de dinero, defraudación fiscal “y algún delito financiero que se tuvo que investigar”.

De acuerdo con Jaime García, al formular la denuncia, acusó a Duarte Jáquez de desviar recursos públicos al Banco Unión Progreso.

Cabe recordar que la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales le imputa al exmandatario local el delito de desvío de recursos públicos, que presuntamente fueron a dar a las arcas del PRI.

En tanto, Javier Corral, gobernador de Chihuahua, cuestionó la decisión y arremetió en contra del gobierno federal. (Con información de Notimex,  Rubén Torres y Leopoldo Hernández)