El Senado de la República reportó que en 175 sesiones del pleno (de septiembre del 2012 a diciembre del 2014) hubo 878 inasistencias de legisladores; sin embargo, a los faltistas no se les descuenta de su dieta, ya que justifican sus ausencias.

De las 878 inasistencias, sólo 30 no fueron justificadas por los senadores, pero en 848 de ellas hubo una justificación de por medio que les ha valido para que no les descuenten de su nómina de 117,600 pesos netos.

El senador más faltista es el priísta Joel Ayala, presidente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), quien de 175 sesiones registradas no acudió a 63, pero en 62 ocasiones se le justificó su ausencia.

En la lista le sigue Mónica Arriola, única senadora del Partido Nueva Alianza e hija de la ex lideresa sindical Elba Ester Gordilllo. La legisladora ha faltado en 31 ocasiones y todas han sido justificadas; de igual manera se encuentra el coordinador del Partido Verde Ecologista de México, Jorge Emilio González, quien no ha asistido a 25 sesiones, todas justificadas.

A esta lista le siguen cuatro senadores que por cuestiones de salud han justificado faltas, como es Martha Elena García (PAN), por cáncer de mama, quien registra 47 inasistencias; Maki Ortiz (PAN), por infarto cerebral, con 40 faltas; Manuel Camacho Solís (PRD), quien se encuentra en una fase delicada de salud y reporta 39 ausencias; así como Itzel Ríos de la Mora (PRI), por un accidente automovilístico. Las legisladoras fueron constantes en asistir a la sesión del pleno en este último periodo ordinario de sesiones, que culminó el 15 de diciembre.

Entre los senadores que tienen todas sus asistencias, de acuerdo con el reporte de la página de Internet del Senado, se encuentra el coordinador del PRI, Emilio Gamboa; Mariana Gómez del Campo (PAN) y Alejandro Encinas (PRD).

[email protected]