Después del sismo del 19 de septiembre la Línea 12 del Metro sufrió diferentes afectaciones en su infraestructura; topógrafos y trabajadores que laboran en la línea precisaron que es difícil hacer una estimación sobre el tiempo que llevarán los trabajos de reparación.

Las afectaciones registradas en la línea más reciente del Servicio de Transporte Colectivo (STC) Metro se ubican entre los tramos que comprenden las estaciones Nopalera a Tláhuac, por lo que el servicio sólo se presta hasta la estación Olivos.

De acuerdo con información proporcionada por el Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo, las afectaciones de la línea se encuentran en cuatro puntos y consisten en daño estructural a columnas y trabes del paso elevado del metro.

En un recorrido realizado por El Economista, se pudo apreciar trabajos de soldadura en la columna ubicada en el tramo de Olivos a la estación Nopalera, entre la avenida Tláhuac y calle Gitana Norte; no obstante, más adelante, donde se encuentran las demás afectaciones, aún se están realizando trabajos de inspección de daños.

De acuerdo con el topógrafo Miguel Martínez, los trabajos de inspección aún llevarán tiempo, pues después de realizar el primer levantamiento de información que se realizó este martes, se regresará el próximo viernes o sábado a un nuevo registro de información, para constatar que las afectaciones no han avanzando.

El topógrafo, quien se encontraba laborando en la afectación registrada entre la calle Guillermo Prieto y Manuel Altamirano, en la delegación Tláhuac, donde se registró un desplazamiento de una ballena (trabe) y la afectación a una columna, precisó que después de que se hayan realizado los estudios correspondientes se enviarán al STC.

El especialista indicó que el diseño de la línea ha sufrido diferentes fallas por lo que podría ser un factor para que, después del movimiento telúrico, se registraran un mayor número de afectaciones.

Más adelante, entre la calle Aquiles Serdán y avenida Tláhuac se pudo observar una fuga de agua, después de que una tubería se rompiera tras el sismo del 19 de septiembre. En el lugar se encuentra personal de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) laborando.

De acuerdo con algunos testimonios de trabajadores de los comercios cercanos, la fuga de agua lleva desde que se suscitó el sismo, hace ocho días.

Sin embargo, ésa no es la única afectación que se registra en el lugar, pues se puede apreciar en el puente elevado un desplazamiento de la trabe y el desprendimiento de una de las columnas que la sostiene.

En un comunicado divulgado por el STC Metro, la afectación ubicada entre el tramo comprendido entre las estaciones Olivo y Nopalera tardará en arreglarse alrededor de cuatro semanas; sin embargo, sobre las demás afectaciones no se precisó el tiempo en el que estarán listas.

En agosto pasado, el director del Metro, Jorge Gaviño Ambriz, al presentar el informe 2017, precisó que las fallas detectadas en la línea 12, desde el 2014, aún no habían sido cubiertas en su totalidad.

[email protected]