“Siempre estuvo mal”, era la expresión más sonada entre los vecinos de las colonias aledañas a la zona del derrumbe del tramo elevado entre la estación Olivos y Tezonco de la Línea 12 del metro.

En la calle Los Olivos número 4, a escasos metros del incidente, Fernanda Escobar relata que las inquietudes por la construcción de una estación del metro en el área vienen desde tiempo atrás, pues desde hace cinco años autoridades han realizado reparaciones por la constante reclamación de vecinos sobre los daños y rechinidos que causaban las estructuras al pasar del metro. 

La joven de 21 años también cuenta que hace aproximadamente dos años, luego del sismo del 19 de septiembre de 2017, la estación los Olivos dejó de dar servicio por cerca de un mes por reparaciones, ya que “justo ahí, donde se cayó, siempre, siempre rechinaba y había una grieta que ya la habían reportado. Fue cuando vinieron a checar el metro y según habían cambiado todo y acomodado bien”, relata.

Adriana y Tania, vecinas de la colonia Granjas de Cabrera también relataron que desde 2020 ya se habían denunciado daños en las estructuras elevadas que mostraban cuarteaduras y están onduladas.    

“Esta demanda se hizo desde el 2020. Varias veces ahí se quedó el metro todo un día. Llegaban hasta cierta estación porque le estaban dando mantenimiento”, contaron. 

José Pedro, trabajador del Instituto para la Seguridad de las Construcciones, junto con otras cinco brigadas, dijo, revisarán durante los próximos días los tramos de todas las trabes de la Línea 12 del metro. “Por el momento, no se observaba ningún daño (en otros tramos de la Línea).

maritza.perez@eleconomista.mx