El presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que sí prometió a integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) el acceso a plazas y contratación inmediata de normalistas en el magisterio.

En Palacio Nacional, el primer mandatario argumentó que él está en favor del impulso a los egresados de las escuelas normales, y que tengan pase automático a las plazas de maestros, al considerar que se preparan y cuentan con la capacitación suficiente para estar al frente de un salón de clases.

“Sí, yo lo promoví (...) Me van a decir: ‘¿Y la evaluación?’ ¿Y qué? ¿No van a estudiar? ¿No el estar en una normal en nivel licenciatura significa prepararse para dar clases? ¿Qué más capacitación? ¿Qué más formación?

“Entonces, sí, yo planteé eso, yo sugerí eso. Sólo que se ponga en correspondencia con las vacantes, pero que las plazas las cubran y tengan preferencia los egresados de las normales públicas”, aseveró.

López Obrador dijo que él defiende la educación normalista, e incluso su gobierno promueve la reapertura de la normal de El Mexe.

El presidente destacó que hace poco se reunió con el rector de la UNAM, Enrique Graue, quien le manifestó que 65% de la matrícula es de familias pobres o de clase media baja. López Obrador consideró que esa situación se debe al pase automático.

“Vino el rector de la UNAM. Me trajo una tabla, para decirme con mucha satisfacción que en la UNAM 65% de los estudiantes eran de familias pobres o de clase media baja, y que 35% era de clase media, media alta y alta, pero 65% de clase media baja y de pobres, de familias pobres.

“Y le dije: ‘¿Sabe por qué? Por el pase automático’. Y lo querían quitar. Si hubiesen quitado el pase automático, que insistieron mucho los conservadores, no fuese esa la composición. ¿Cómo es a nivel nacional? Por los exámenes de admisión, en los que no hay pase automático, sólo 50% son pobres y de clase media baja; el otro 50% clase media, clase media alta y alta en general”, destacó.

[email protected]