Luego de que el INE aprobó sin ninguna reducción el financiamiento público para partidos políticos en el 2020, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que todavía es posible una disminución al gasto, e hizo un nuevo llamado a los institutos políticos para que voluntariamente permitan la reducción.

“Todavía no se determina sobre este asunto, todavía no se decide. Es un proceso que va a continuar (...) Pero no es posible que manejen tanto dinero”, dijo.

En Palacio Nacional, el Primer Mandatario argumentó que en 1996, cuando era dirigente del PRD, estaba en el gobierno el entonces presidente Ernesto Zedillo, quien promovió una reforma para aumentar de 50 a 500 millones de pesos el financiamiento.

“¿Qué hicimos en ese entonces, 1996? Nos quedamos con la parte que nos correspondía, con lo que se venía usando, con un pequeño incremento, y todo lo demás se dedicó a tres cosas”.

El mandatario aseguró que con los recursos abrieron casas en la frontera para proteger a migrantes; se creó un fideicomiso para niños huérfanos y entregaron libros gratuitos de secundaria a municipios.

Consideró que “sí se puede” que los partidos subsistan con menos dinero: “Hay que buscar nada más el mecanismo. Y que no digan que no les alcanza. Sí podrían financiar sus actividades sin gastar tanto”.

“Yo hice campaña. Éramos cuatro, dos camionetas. Y nuestros adversarios gaste y gaste y gaste, no sólo de prerrogativas. Está demostrado que hasta los que nos veían con malos ojos aportaban dinero para la guerra sucia, documentales, series, el populismo en el mundo, el populismo en América Latina, el finado (Hugo) Chávez, Andrés Manuel. No sirve eso de nada”, aseguró el Ejecutivo federal.

[email protected]