El presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió que la “gente” reaccionará frente a periodistas que se “pasan”, esto luego del encontronazo que tuvo el viernes pasado con Jorge Ramos, quien le cuestionó los índices de violencia que vive México.

“El otro día vi, con motivo de esta entrevista, a un columnista diciendo que los que venían aquí no eran buenos periodistas, que Jorge Ramos sí era muy buen periodista. No, con todo respeto, discrepo, creo que ustedes no sólo son buenos periodistas, son prudentes porque aquí los están viendo y si ustedes se pasan, pues, ya saben lo que sucede”, dijo en su conferencia de prensa.

Entonces, justificó, no soy yo, es la gente; no es conmigo, es con los ciudadanos, que ya no son ciudadanos imaginarios. Hay mucha inteligencia en nuestro pueblo, antes se menospreciaba a la gente.

El político tabasqueño aseguró que garantizará libertades, diálogo circular, debate, cuestionamientos respetuosos y mensajes “de ida y vuelta”.

“Dicen: ‘Es que el presidente no debe de desacreditar a los medios’. ¡Ah!, los medios sí pueden desacreditar al presidente y el presidente no se debe de defender, se tiene que quedar callado. Eso sí no. Voy a ejercer mi derecho de réplica siempre, con respeto”, manifestó desde Palacio Nacional.

Tras conocerse la declaración de López Obrador, vía redes sociales la organización internacional Reporteros sin Fronteras (RSF) destacó que es responsabilidad de un gobierno garantizar la seguridad de periodistas y medios de comunicación.

Puntualizó que “descalificarlos y denostarlos” no contribuye a un ambiente favorable a la libertad de expresión.

“En uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo como México, cualquier expresión que descalifique la labor de los periodistas puede agudizar las agresiones y la censura @lopezobrador_”, alertó la ONG.