Rafael Olvera Amezcua, señalado por las autoridades mexicanas como presunto artífice del fraude de Ficrea a más de 6,800 personas, se encuentra en el centro de detención del sur de Texas del Servicio de Control de Inmigración de Aduanas del gobierno de Estados Unidos.

De acuerdo con registros de las autoridades del país vecino, consultados por El Economista, el señalado todavía está recluido en dicho centro de detención, luego de que el pasado 29 de mayo se informó de su posible por detención en Texas por parte de las autoridades estadounidenses.

En México, la defensa de Olvera Amezcua en este país, representada por el despacho Martínez Ocampo & Chávez Vaca, afirmó en todo momento que no se podía confirmar alguna detención del señalado y contrario a ello, se había logrado una suspensión definitiva ante una orden de aprehensión girada desde México contra su cliente.

Sin embargo, fuentes legales cercanas al caso, indicaron que su detención, ya corroborada en los registros de las autoridades estadounidenses, pudo obedecer al estatus migratorio de Olvera Amezcua, pues pudo haber falseado información al ingresar al territorio del país vecino.

“Él cuando ingresó a Estados Unidos, se le cuestionó si tenía algún proceso judicial en México y posiblemente dijo que no tenía ningún proceso pendiente”, comentó una fuente consultada por este medio y añadió que esta información es falsa al haber procesos en contra del acusado en México.

En este contexto, la fuente apuntó que por eso las autoridades migración pudieron haber detenido a Olvera Amezcua, más allá de las suspensiones logradas por su defensa para ser detenido; sin embargo, esta información habría que confirmarla pues hasta el momento se desconoce el motivo de su detención en la nación norteamericana.

Asimismo, la fuente indicó que todo este movimiento de la aprehensión de Olvera Amezcua pudo haber sido por toda la información que se ha aportado a las autoridades judiciales norteamericanas en la antesala del juicio en su contra del próximo 8 de julio, el cual se llevará a cabo en una corte de Miami, Florida.

No está en México desde el 2014 

En el último informe de labores del síndico del concurso mercantil de Ficrea se describe que de acuerdo con datos de la directora de Información Migratoria del Instituto Nacional de Migración, de la Secretaría de Gobernación, Olvera Amezcua no ha ingresado a México desde el 7 de noviembre del 2014, cuando la Comisión Nacional Bancaria y de Valores informó que intervendría a Ficrea por presuntas irregularidades detectadas.

Hasta la fecha, se desconoce si Olvera Amezcua seguirá retenido en Estados Unidos para responder a las acusaciones en su contra durante el juicio en aquel país o si las autoridades norteamericanas lo podrían deportar a México, más allá de la suspensión de extradición que su defensa en este país ha logrado.

De acuerdo con información del síndico, Javier Navarro Velasco, la demanda civil interpuesta contra Olvera Amezcua tiene la finalidad de que el señalado regrese bienes por la cantidad de 65 millones de dólares, los cuales se presume se obtuvieron con dinero que se trianguló por medio de las empresas del acusado: Ficrea, Leadman Trade y Baus & Jackaman.

Hace algunos meses, este medio informó que Olvera Amezcua ha argumentado ante las autoridades estadounidenses que no tiene procesos judiciales en México en su contra; sin embargo, el síndico ha instado a las autoridades penales mexicanas proporcionar información para demostrar que el acusado miente.

“El señor Olvera ha manifestado en su defensa que no existe alguna acusación penal en México y que todo lo que estamos diciendo en Estados Unidos son mentiras (...) de no acreditarse que existen procesos penales instaurados en su contra por delitos cometidos, existe el riesgo de que se declare improcedente el juicio”, se puede leer un informe emitido por Navarro Velasco a principios de este 2019.

Fuentes cercanas a la familia de Olvera, que se supone radica en San Antonio, Texas, indicaron que Olvera Amezcua fue detenido el pasado lunes 27 de mayo y no el miércoles 29 de mayo anterior, tal y como lo declaró el síndico Navarro Velasco.