La reducción presupuestal de 50% al Programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras y Padres Solos, representa un impacto negativo en los derechos de los menores y sus familiares, manifestó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

“El recorte presupuestal anunciado por más de 2,000 millones de pesos puede propiciar que las madres y padres afectados busquen otras opciones para el cuidado de sus hijas e hijos durante su jornada laboral, derivando en un gasto familiar imprevisto que impacte en sus medios de subsistencia. O bien, ante la falta de redes de apoyo familiar, es probable que las madres y padres trabajadores se vean forzados a dejar a sus hijas e hijos al cuidado de personas sin preparación para el desempeño de labores de cuidado, lo cual constituye un riesgo para su integridad y seguridad”, señaló en un documento dirigido a la Cámara de Diputados.

Refirió que el recorte puede ahondar las brechas de desigualdad de género, ya que las mujeres trabajadoras podrían renunciar a su empleo para asumir el cuidado de los menores.

Consideró que las autoridades deben ponderar la pertinencia de las transferencias económicas directas a las familias, ya que derivado de los altos índices de pobreza y vulnerabilidad social, el apoyo podría destinarse a otras necesidades.