A pesar del acuerdo de los coordinadores de todos los partidos para evitar la influencia del proceso electoral en los trabajos legislativos, las actividades en el Senado se han estancado a dos semanas de haber comenzado el periodo ordinario.

Sólo la Comisión de Hacienda, que preside José Isabel Trejo (PAN), ha sesionado para dictaminar y emitir productos legislativos, como fue en su caso la ratificación de funcionarios de la Secretaría de Hacienda y el SAT la semana pasada. De las más de 50 comisiones del Senado, ninguna otra se ha reunido hasta el momento. Sólo la Comisión de Puntos Constitucionales, que preside Melquiades Morales (PRI), informó que en breve acordará la celebración de foros de consulta pública para revisar la reforma al Artículo 24 de la Constitución en materia de libertad religiosa. La Comisión de Salud, de Ernesto Saro (PAN), presentó productos legislativos al pleno, pero éstos ya habían sido acordados desde diciembre pasado, como la reforma para prohibir la venta de bebidas energéticas en establecimientos mercantiles.

Varios senadores buscan colocarse dentro de sus partidos para contender por otro cargo de elección, como Blanca Judith Díaz, quien busca la candidatura de Acción Nacional a la Presidencia municipal de Guadalupe, Nuevo León; Graco Ramírez, del Partido de la Revolución Democrática, quiere contender por la gubernatura de Morelos; Manuel Velasco, del Partido Verde y la expriísta María Elena Orantes buscan la candidatura al gobierno de Chiapas. Guillermo Tamborrel, del PAN, busca la candidatura a la Presidencia municipal de Querétaro.

Otros legisladores de plano están inmersos en la actividad proselitista.

Es el caso del senador Ricardo Monreal, quien coordina la precampaña por la Presidencia de Andrés Manuel López Obrador. Arturo Escobar, en tanto, es el estratega electoral del Partido Verde.

El 1 de febrero, al iniciar el periodo ordinario, los coordinadores del PAN, José González Morfín; del PRI, Manlio Fabio Beltrones; del PRD, Carlos Navarrete; del PT, Ricardo Monreal; del PVEM, Arturo Escobar, y de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, se comprometieron por separado a evitar la influencia electoral en el trabajo y negociaciones de las reformas pendientes en el Senado, como las cadenas delictivas, la miscelánea penal contra el lavado de dinero; la reforma de libertad religiosa; creación de la ley de víctimas de la violencia y la reforma para liberar del pago del Impuesto Sobre la Renta a la pensiones hasta 25 salarios mínimos, entre otras.

Mas aún, se espera una ola de solicitudes de licencias de senadores titulares para la última semana de este mes y principios de marzo, cuando arrancarán las campañas para todos los cargos de elección popular.

jmonroy@eleconomista.com.mx