El Senado se mantiene en “alerta” ante una eventual “modificación” o “adición” que se haga en el Congreso estadounidense al acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, o T-MEC.

Así lo afirmó el presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara alta, Ricardo Monreal Ávila, quien subrayó que en el camino de la ratificación legislativa en Estados Unidos del tratado comercial, “vale la pena reflexionar sobre distintos escenarios”.

Dio a conocer que sostuvo una conversación con el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, quien le informó que la delegación mexicana tendrá esta tarde un encuentro con la líder legislativa de Estados Unidos, Nancy Pelosi, para dar seguimiento al tema del T-MEC.

En conferencia de prensa, el también coordinador parlamentario de Morena refirió que “nuestra petición es que no se firme nada antes de conocerse por el Senado de la República, que no se llegue a ningún entendimiento hasta que el Senado tenga la evaluación”.

Comentó que hasta ahora no se ha firmado nada, pues sólo hay intenciones, pláticas “y me ofreció (Ebrard) que no se firmará nada hasta que el Senado tenga el conocimiento y éste autorice la continuación”.

Monreal Ávila dijo que como líder de la mayoría y presidente de la Junta de Coordinación Política ha estado muy cercano a la negociación y las propuestas de modificación giran en torno a disposiciones laborales, ambientales, mecanismos de solución de disputas, para la protección de patentes de medicamentos y algo de contenido de aluminio y acero.

Mencionó que, por ello, el Senado decidió actuar con mesura, pues su responsabilidad es impulsar una política exterior con visión de Estado, que beneficie a todos los mexicanos.

“Esto incluye ser vigilante de cualquier cambio en el T-MEC, cualquier cambio que se plantee y que tiene que haber reciprocidad en las cartas paralelas, adendum o propuestas de modificación”, explicó.

En su opinión, lo “correcto” sería que el T-MEC se apruebe en el presente mes o a principios de 2020, pero de no lograrse “lo más probable es que el proceso pueda demorarse hasta el 2021, una vez que hayan concluido las elecciones (en Estados Unidos)”.

Además aclaró que “si no se aprueba el T-MEC no se va a acabar el mundo, ni México se va a ver en la incertidumbre económica y comercial. Si no se aprueba el T-MEC, se sigue aplicando el TLC que está vigente hasta en tanto se apruebe el T-MEC”.