El jefe del gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, declaró Patrimonio Cultural del Distrito Federal la escenificación de la Semana Santa que se efectúa desde 1843 en la delegación Iztapalapa.

Ese estatus, dijo, permitirá enviar a la Organización de las Naciones Unidas, por conducto de la UNESCO, la propuesta para que sea declarada en un futuro Patrimonio Intangible Cultural de la Humanidad.

Además, tiene un significado muy profundo para la ciudad, para su futuro y para su historia, pues es el reconocimiento de una de las tradiciones populares más poderosas del Distrito Federal, subrayó el mandatario local en el marco del Programa Abril, Mes del Patrimonio Cultural en la Ciudad de México .

En el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, Ebrard Casaubon indicó que en la Gaceta Oficial de la capital se establece como Patrimonio Cultural Intangible todo lo que ha hecho el pueblo de Iztapalapa en la Representación de la Pasión de Cristo, cada año en Semana Santa.

La declaratoria, dijo, implica el reconocimiento a los 169 años en que la escenificación se ha llevado a cabo, a las generaciones que durante ese tiempo la organizaron, la promovieron y la hicieron crecer en la demarcación.

También es un reconocimiento a los que vendrán, porque es una tradición que jamás se va a interrumpir, por decisión del pueblo de Iztapalapa , resaltó Ebrard Casaubon, quien estuvo acompañado por la titular de la demarcación, Clara Brugada.

Con la declaratoria se garantiza la protección y el respaldo a una tradición tan significativa para esa delegación, para la ciudad de México, y una de las tradiciones más importantes de toda la República mexicana y de todo el continente americano , consideró.

El Ejecutivo local refirió que el Distrito Federal ha logrado varias declaratorias de Patrimonio Cultural de la Humanidad, como el Centro Histórico y Xochimilco, en lo que se refiere a bienes o construcciones, como patrimonio histórico o físico.

Ahora queremos que también se declare (a la Semana Santa en Iztapalapa) como Patrimonio Intangible, que es igualmente importante para todas y para todos a nivel global de la humanidad, y por eso era muy importante que lográramos esta declaratoria , aseveró.

De acuerdo con Ebrard Casaubon, la declaratoria no sólo es un acto jurídico de alto alcance, sino una decisión de política pública de la mayor envergadura, que sentará las bases para todo lo que venga después en materia de Patrimonio Cultural Intangible .

En este proceso estuvieron involucrados la Secretaría de Cultura del Distrito Federal, la delegación Iztapalapa, la Asamblea Legislativa y la Consejería Jurídica capitalina.

En su oportunidad, Clara Brugada dijo que con esa declaratoria, la ciudad reconoce, valora y se compromete a preservar una tradición que es símbolo de identidad de todo un pueblo que durante 169 años ha salvaguardado su tradición en forma alegre, participativa y fuerte.

Asimismo, mencionó, obliga a los habitantes de la jurisdicción, así como a las autoridades delegacionales y del Distrito Federal, a velar por la preservación de esa expresión cultural.

Para ello, resaltó, es preciso otorgar los recursos necesarios, a fin de que siga vigente esa festividad que sorprende al mundo con 5,000 personas que participan en la representación y que son vistos por casi tres millones de visitantes.

MIF